sábado, 7 de febrero de 2015

"Panamá no debe estar buscando problemas" con el Estado Islámico



Por Emmanuel Garcia en respuesta a Luis Ibrahim, líder de la comunidad musulmana en Panamá.

Distinguido amigo Luis Ibrahim, noto en tus dos comentarios que reafirmas la hipótesis peregrina esgrimida por los chiítas de Irán y la izquierda internacional, al igual que la inteligencia rusa, de que el Estado Islámico, Al Qaeda y otros grupos terroristas islámicos de corte sunita, son creación de las potencias occidentales y del sionismo internacional, para dividir el Medio Oriente en pequeñas naciones que sean fáciles de manipular.
Esa hipótesis, además de ser tirada de los cabellos, busca principalmente enmascarar la amenaza islámica que se cierne sobre el mundo, de la cual, el terrorismo islámico es su punta de lanza. No es un secreto que existe una alianza oscura entre la izquierda internacional y el islamismo nazifacista que crece cada día y que no es un fenómeno nuevo, sino que es la puesta en práctica de la ideología islámica, que busca dominar al mundo, bajo la bandera de Mahoma, que por cierto era negra como la del EI.

Coincido contigo en el punto de rechazar el error imprudente y peligroso para el país, de sumarnos a la coalición internacional que pretende enfrentar al EI. Saludos.

Apreciadísimo amigo Luis Ibrahim, pareciera que en cada ocasión que aparezca una nota sobre el Islam, tendré el privilegio de intercambiar criterios contigo, lo cuál me honra grandemente, ya que reconozco eres un hombre muy versado en el Islam, por ser musulmán y dirigente islámico, lo cuál me obliga a ser certero en mis opiniones.

Debo rechazar tu insistente calificativo de odio hacia el Islam que dices detectar en mí, cuando te he aclarado que como hijo de Dios no puedo albergar odio en mi corazón hacia nadie, por la fe en Jesucristo su Hijo Unigénito, quién siendo Dios, se hizo hombre para morir a causa de nuestros pecados y hacer la paz con Dios, derribando en su cuerpo la pared de separación que estaba levantada y nos impedía tener comunión con nuestro Dios, Señor y Creador; quién también resucitó para nuestra justificación y hacer posible nuestra adopción como hijos de Dios, por lo cuál nos llama hermanos.

El señalar la verdad sobre el Islam no es odio, es enfrentar la mentira con la Verdad y arrojar Luz sobre las tinieblas. Si por la Palabra de Dios y por su Santo Espíritu, estoy convencido que el Islam es anticristo y es totalmente contrario al Evangelio del Señor Jesucristo, y de él saldrá el nefasto Anticristo, que Uds. llaman El Mahdi, si son sunnitas, o el Duodécimo Imán si son chiítas, ello no quiere decir que odie a los musulmanes, todo lo contrario, creo que es mi deber derives la verdad, aunque al hacerlo sea tildado de islamófobo, término acuñado por la izquierda y por los propios musulmanes, para tratar de neutralizar a los que tenemos algo que decir en oposición a sus objetivos de dominio mundial.

Enfocas tu comentario a descalificar el Corán que he leído, dando a entender que existe otro Corán más benigno y verdadero y el que yo leí ha distorsionado mi percepción del Islam. Lamento decirte que el Corán que he leído es el mismo que siguieron los cuatro primeros califas “bien guiados” Abu Bakr as-Siddiq, Umar ibn al-Jattab, Uthman Ibn Affan, Ali Ibn Abi Talib, quienes fueron compañeros de Mahoma y le sucedieron, y con la espada conquistaron los territorios de Arabia, Irak, Siria, El Líbano, Palestina o el Reino desértico de Israel, Egipto, Persia, y desde donde sus sucesores, ya Corán en mano siguieron extendiendo la conquista del mundo de acuerdo a las enseñanzas de Alá y el ejemplo de Mahoma.

El Corán que leí es el mismo que leyeron Osama bin Laden, al Zawahiri, Abu Bakr al Bagdadi, los dirigentes de todos los grupos terroristas islámicos en el mundo y aquellos musulmanes “moderados” que de la noche a la mañana se ridiculizan y empiezan a matar musulmanes “moderados” o de secta diferente y a cristianos y judíos. Es el mismo Corán que leen los verdugos islámicos que asesinan a sus rehenes ante las cámaras de video, y los que recientemente vimos en el video de la inmolación del piloto jordano que conmovió al mundo.

Bien dices que en el Corán están la Constitución y las leyes que deben regir a todo musulmán, por eso solo se someten a las leyes del país anfitrión en cuánto su comunidad es débil, pero en la medida en que va aumentando su porcentaje en la población del país, exigen regirse por su leyes coránicas y no por las leyes del país que los ha acogido. Para ejemplo, es solo seguir las noticias en los países europeos en los cuáles las comunidades musulmanas “moderadas” aceptan con entusiasmo las zonas sharias o lo que es lo mismo, barriadas y sectores habitadas mayoritariamente por musulmanes, en los cuáles han impuesto la legislación coránica en contrapunto con las leyes del país.

  "Panamá no debe estar buscando problemas"

Algunos sectores consideran que representa un peligro y es contraria al tratado concerniente a la neutralidad permanente del país.

Aunque el Gobierno panameño ha explicado que su decisión de respaldar la lucha internacional contra el Estado Islámico (EI) responde a la decisión de oponerse a las ‘graves violaciones a los derechos humanos’, algunos sectores consideran que representa un peligro y es contraria al tratado concerniente a la neutralidad permanente del país y al funcionamiento del Canal de Panamá.
Lisímaco López, quien fue secretario general de la Cancillería en la gestión del presidente Guillermo Endara, manifestó que la ministra Isabel de Saint Malo sabe que ‘esto puede traer graves consecuencias’ y que el país no está preparado para las repercusiones.

‘Panamá no debe estar buscando problemas’, expresó López.

El analista internacional Julio Yao corroboró el análisis de López y sostuvo que, con este anuncio, el gobierno está comprometiendo los principios de Panamá como un país neutral y amante de la paz.
La Estrella de Panamá consultó además a la expresidenta Mireya Moscoso y al excanciller Fernando Núñez Fábrega, quienes coincidieron con la postura del gobierno del presidente Juan Carlos Varela y su intención de afianzar alianzas pro democracia.

Aunque el Gobierno panameño ha explicado que su decisión de respaldar la lucha internacional contra el Estado Islámico (EI) responde a la decisión de oponerse a las ‘graves violaciones a los derechos humanos’, algunos sectores consideran que representa un peligro y es contraria al tratado concerniente a la neutralidad permanente del país y al funcionamiento del Canal de Panamá.
Lisímaco López, quien fue secretario general de la Cancillería en la gestión del presidente Guillermo Endara, manifestó que la ministra Isabel de Saint Malo sabe que ‘esto puede traer graves consecuencias’ y que el país no está preparado para las repercusiones.
‘Panamá no debe estar buscando problemas’, expresó López.
El analista internacional Julio Yao corroboró el análisis de López y sostuvo que, con este anuncio, el gobierno está comprometiendo los principios de Panamá como un país neutral y amante de la paz.
La Estrella de Panamá consultó además a la expresidenta Mireya Moscoso y al excanciller Fernando Núñez Fábrega, quienes coincidieron con la postura del gobierno del presidente Juan Carlos Varela y su intención de afianzar alianzas pro democracia.

Fuente: LaEstrella de Panamá




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.