miércoles, 6 de agosto de 2014

El desafío pastoral del ébola


El secretario general de la Asociación de Evangélicos en África (AEA) ha escrito una carta de reflexión sobre la crisis sanitaria que el ébola está trayendo a varios países del continente, invitando a las iglesias y en particular a los pastores evangélicos a huir de los mensajes condenatorios y dar una respuesta bíblica y “sensible” ante la expansión de la enfermedad.

La AEA está formada por las Alianzas Evangélicas de la mayoría de los países africanos, junto a iglesias y entidades representativas del continente, que en conjunto suman unos 100 millones de evangélicos, formando asimismo parte de la Alianza Evangélica Mundial (WEA). 

Denuncian respuestas antibíblicas

Ante la expansión del virus “muchas personas están planteándose preguntas que rayan el ámbito espiritual”, dice Khabenje, pastor de una congregación en Sierra Leona, uno de los países más afectados por el brote de ébola. “Por desgracia, muchos quedarán confundidos por el tipo de respuestas que están en tendencia en los medios de comunicación social”, advierte el pastor.
“Algunos pastores -denuncia Khabenje- proclaman que su espacio personal, y por ende los locales de la iglesia local, son territorios libres de ébola; afirman tener poderes curativos especiales y sugieren que la propia epidemia es una maldición de Dios”. 

Referentes en la sociedad

El pastor considera que se presenta para la iglesia “la oportunidad y el desafío de dar una enseñanza bíblica acompañada con el sensible cuidado pastoral”. 

“Los cristianos de la región estarán buscando en el liderazgo de la iglesia respuestas y estímulos. Es importante recordar que vivimos en un mundo caído y en este lado de la eternidad, la gente atraviesa circunstancias dolorosas. Nos afectan tragedias de todo tipo y el Ébola es sólo una de esas situaciones de dolor”, dice el pastor Aiah Foday-Khabenje. 

Fe en el sufrimiento

“La fe en Cristo no promete un mundo libre de problemas. Sin embargo, los seguidores de Jesucristo no están solos en su sufrimiento, a través del ministerio de Jesús; Dios entra en nuestras situaciones dolorosas para traer sanación y redención. Por su llaga fuimos nosotros curados (Isaías 53:5). Cristo ofrece consuelo a nuestras almas heridas. No siempre sabemos por qué pasamos por el sufrimiento y el dolor, pero sabemos que Él ha sido herido y ha llevado nuestras cargas”, explica Khabenje.
Sin embargo “Dios no ha abandonado a su pueblo ya que ni siquiera el mal supremo (la muerte) nos puede separar del amor de Dios (Romanos 8:37-39)”. 

Oración y dependencia de Dios

“Es correcto que nosotros oremos en contra de este mal y por la erradicación del sufrimiento y la curación. Gracias a Dios, él contesta nuestras oraciones y, a veces nos da la curación completa. En última instancia, esto es lo que va a hacer para todos los creyentes (Apocalipsis 21:4)”. 

Sin embargo “esta no es la forma en la que Dios contestó la oración de Pablo por su sufrimiento. Dios no le quitó su aguijón, sino que le dijo: 'Mi gracia es suficiente para ti, y mi poder se perfecciona en la debilidad' (2 Cor.12:9). De la misma manera, Cristo fue crucificado en debilidad (2 Corintios 13:4) y el poder de Dios se manifiesta en la resurrección de Cristo (1 Cor 1:22-25). Esta es la razón por la que los cristianos celebran la cruz como ninguna otra religión o institución humana va a hacer. Es la solución para el sufrimiento humano”. 

Solidaridad con enfermos

Finalmente, el pastor expresa su oración “para que las heridas de Cristo den auxilio y consuelo en estos momentos tan difíciles”.
En la carta también se expresa solidaridad hacia la iglesia evangélica de Mano, zona bajo el azote del ébola y donde cientos de personas han sucumbido al virus. “Muchos de ellos murieron mientras luchaban para salvar las vidas de los demás”,concluye Aiah Foday-Khabenje. 

Fuente: MundoCristiano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.