martes, 12 de agosto de 2014

EE.UU. subestimó la amenaza del Estado Islámico en Irak


"En Apocalipsis 13 se nos habla de una de las características de la bestia que surgirá del mar: la rapidez con la cuál derrotará a sus adversarios y se extenderá sobre la tierra:
"Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”
Además de hablarnos del poder y autoridad que le acompañará: la de Satanás. También Habacuc nos habla de sus hechos.

Habacuc 1:5-9

"Mirad entre las naciones, y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contare, no la creeréis.
Porque he aquí, yo levanto a los caldeos, nación cruel y presurosa, que camina por la anchura de la tierra para poseer las moradas ajenas.
Formidable es y terrible; de ella misma procede su justicia y su dignidad.
Sus caballos serán más ligeros que leopardos, y más feroces que lobos nocturnos, y sus jinetes se multiplicarán; vendrán de lejos sus jinetes, y volarán como águilas que se apresuran a devorar.
Toda ella vendrá a la presa; el terror va delante de ella, y recogerá cautivos como arena.
Escarnecerá a los reyes, y de los príncipes hará burla; se reírá de toda fortaleza, y levantará terraplén y la tomará.
Luego pasará como el huracán, y ofenderá atribuyendo su fuerza a su dios.”
¿No nos parece conocido lo que está realizando el Estado Islámico (¿El Cuerno Pequeño?)". Emmanuel Garcia


WASHINGTON—Días antes de la toma de la ciudad iraquí de Mosul por el grupo militante autodenominado Estado Islámico, los analistas de la inteligencia de Estados Unidos se encontraban muy divididos sobre si el grupo tomaría la ciudad, según personas al tanto del debate. 

Las autoridades estadounidenses percibieron indicaciones iniciales de que el grupo podría buscar tomar Mosul e instaron en vano a que se tomaran medidas. Pero el día de la toma del 10 de junio, las autoridades de EE.UU. le restaron importancia al suceso. "Obviamente, esto ha conseguido nuestra atención en Mosul, pero no cambia los cálculos", afirmó el almirante John Kirby, el principal vocero del Pentágono. 

Aunque las agencias de espionaje de EE.UU. han monitoreado y advertido sobre el Estado Islámico en el último año, han a menudo subestimado la capacidad del grupo de lograr rápidos avances operacionales, indicaron las autoridades de EE.UU. Eso fue lo que ocurrió hace una semana cuando los militantes lanzaron una ofensiva dramática y exitosa en la región kurda de Irak.
La ofensiva provocó que el presidente Barack Obama autorizara ataques aéreos. El presidente reconoció el sábado que los espías y los encargados de crear políticas en EE.UU. subestimaron al grupo, que también se le conoce como ISIS e ISIL por sus siglas en inglés. "No hay duda que sus avances, sus movimientos en los últimos meses han sido más rápidos de lo que estima (el servicio de) inteligencia, y de las expectativas de los líderes dentro y fuera de Irak", afirmó. 
 
 
La incapacidad de las organizaciones de espionaje de EE.UU. de proporcionar detalles sobre el cronograma de las ofensivas del Estado Islámico o sobre la probabilidad de su eficacia ha desatado un debate entre los representantes estadounidenses de seguridad nacional sobre si la inteligencia en torno a este grupo ha sido adecuada.
La lucha por comprender la capacidad del grupo refleja la dificultad de obtener información detallada de inteligencia de sus planes internos.
Este es el desafío que enfrentan los expertos de inteligencia y el ejército estadounidense a medida que los aviones militares estadounidenses lanzan sus ataques aéreos. El éxito de los ataques podría depender en parte de la habilidad de EE.UU. de conocer bien al grupo.
El descenso de los recursos para espionaje de EE.UU. que ocurrió después de que el ejército de EE.UU. se retiró de Irak en 2011 ha limitado el potencial de inteligencia estadounidense en la región. En algunos casos, los funcionarios de inteligencia se han visto frustrados por la resistencia del gobierno de Obama a involucrarse más en Irak y Siria, señalaron funcionarios estadounidenses anteriores y actuales.
Los funcionarios de inteligencia dicen que aunque tienen la capacidad de evaluar una situación, no pueden predecir los resultados. 


Han surgido indicios de que los combatientes de Estado Islámico avanzarían para tomar control de grandes franjas de Irak. Pero los expertos de inteligencia y los políticos han sido lentos en concluir que el grupo cumpliría esas ambiciones, y de manera veloz.
A finales de 2013 o principios de 2014, los milicianos del grupo se reunieron con otros grupos suníes para planear una gran ofensiva en Irak, según ex funcionarios y funcionarios actuales de EE.UU. El plan consistía en emplear a Siria como punto de partida.
A principios de este año, el general Michael Flynn, entonces el director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, advirtió al Congreso de EE.UU. que el grupo que se autodenominaba Estado Islámico "probablemente intentará tomar territorio en Irak y Siria para demostrar su fuerza en 2014". Anotó que su éxito dependería de la cantidad de apoyo que puedan conseguir y de la habilidad de las fuerzas iraquíes de enfrentarse con ellos.
Días antes de la toma de Mosul del 10 de junio, los analistas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y otros estudiaban el potencial de los milicianos del Estado Islámico y sus posibles avances futuros. Había desacuerdo sobre si el grupo sería capaz de tomar Mosul, según una persona al tanto del debate. Sin embargo, un funcionario de inteligencia señaló que incluso el mismo Estado Islámico no estaba seguro sobre su éxito.


Había indicaciones de que los milicianos estaban trasladando fuerzas de Siria a Irak, colocándolas en el oeste de Mosul. Estas indicaciones llevaron a funcionarios de EE.UU. a advertirle a los iraquíes el 7 de junio y recomendar que enviaran sus fuerzas kurdas Peshmerga para detener a los combatientes.
Sin embargo, los iraquíes enviaron otros elementos, a pesar de las advertencias de EE.UU. de que no llegarían a tiempo. Las fuerzas del Estado Islámico llegaron a Tikrit, al norte de Bagdad, el día siguiente.
Los esfuerzos de EE.UU. proporcionaron mejores advertencias hace una semana cuando los combatientes comenzaron a avanzar hacia Erbil, la capital de la región semiautónoma kurda. 

Sin embargo, una vez más la eficacia de los milicianos y su capacidad de derrotar a los Peshmerga, considerada la más capaz de las fuerzas iraquíes, tomaron por sorpresa a EE.UU.
Funcionarios como Flynn ahora dicen que durante toda la ofensiva del Estado Islámico, EE.UU. de manera constante no ha logrado predecir sus próximos pasos.
"Subestimamos la fuerza, la cohesión y el liderazgo de ISIL", indicó Flynn en una entrevista poco después de dejar el puesto el pasado viernes. 

Un funcionario de inteligencia dijo que las agencias de espionaje han estado siguiendo en detalle a los combatientes del Estado Islámico durante años.
"Esto no fue un fracaso de la inteligencia de EE.UU.", indicó. "Fue un fracaso del ejército iraquí. El trabajo de la comunidad de inteligencia es de advertir. Eso fue lo que hicimos. Si hubo sorpresa, fue por la rapidez con que las fuerzas iraquíes se desintegraron inicialmente cuando comenzaron los disparos". 

Fuente: WSJ
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.