miércoles, 6 de agosto de 2014

Avanzada del Estado Islámico amenaza con arrastrar al Líbano a la guerra siria


A esta altura, parece muy lejana la paz en Siria, a más de tres años de iniciado el conflicto entre el régimen de Bashar al Assad y los rebeldes. Tan lejana que por estos días se teme que un nuevo actor sea involucrado en esta guerra civil. Es que los combates entre el ejército libanés y los militantes islamistas del Estado Islámico en la frontera con Siria podrían arrastrar al Líbano al enfrentamiento sirio.
En las últimas semanas, el Estado Islámico ha tomado el control de importantes y estratégicas zonas de Siria e Irak. Mientras tanto, los combates contra el Líbano continúan y, en caso de progresar con sus asaltos, esto podría marcar un nuevo frente para formar un califato en gran parte de Medio Oriente.

La situación libanesa podría agravarse aún más si ocurriera una grave ataque, debido a las fuertes tensiones entre musulmanes chiítas y sunitas. "Eso es exactamente lo que los extremistas quieren", consideró Ariane Tabatabai, experto en seguridad de Medio Oriente de la Universidad de Harvard, en diálogo con Mashable.

"Pueden crear todo tipo de problemas en términos de aumentar las tensiones sectarias", agregó Anthony Cordesman, experto en seguridad de Medio Oriente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Los recientes combates en la frontera siria comenzaron la semana pasada cuando el ejército libanés arrestó a Imad Ahmad Jomaa, un comandante rebelde en Siria, que era parte del Frente Al Nusra, brazo armado de Al Qaeda, antes de prestar juramente al Estado Islámico.

El movimiento yihadista respondió con un fuerte ataque a las fuerzas libanesas, que terminó con el control que tenían las milicias en la localidad de Arsal. Este enfrentamiento dejó un saldo de 20 militantes y 17 soldados muertos, según consignó la agencia AP.
A su vez, de acuerdo a información de The New York Times, 22 soldados libaneses se encuentran desaparecidos, por lo que se estima que habrían sido capturados.

En los últimos meses, el Estado Islámico dio cuenta de la brutalidad de sus operaciones. El grupo terrorista ha hecho circular varias fotos en las que se ve a sus combatientes exhibiendo las cabezas decapitadas de sus víctimas como si fuesen trofeos. Además, también han publicado videos sin ningún tipo de censura en los que ejecutan a sangre fría a ciudadanos civiles.
Faysal Itani, miembro del Consejo del Atlántico del Centro de Rafiki Hariri, señaló que el movimiento islamista "ha demostrado ser astuto estratega" y advirtió que "algunas personas esperan que tome Mosul [Irak] tan rápidamente y con éxito".

Fuente: InfoBae

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.