domingo, 6 de julio de 2014

Cumbre de grupos yihadistas en el Magreb-Sahel y el futuro de Al Qaeda


Durante la pasada semana, varios medios (Magharebia, El Khabar,…) informaron de la inminente celebración de un encuentro entre representantes de los principales grupos yihadistas del norte y centro de África con el fin de manifestar de forma unánime su apoyo al “Estado Islámico” (IS) o Califato, proclamado el pasado domingo 29 de junio por el portavoz del ISIS Abu Muhammad al Adnani, y por otra parte, llevados por la euforia del momento y dentro del nuevo Califato, anunciar la creación del “Estado Islámico del Magreb árabe”.

Todo esto vendría precipitado por los importantes e imprevisibles cambios que se están produciendo como consecuencia del avance relámpago de los muyahidines del ISIS en territorio iraquí, que en las últimas semanas les ha llevado a las puertas de Bagdad.


En un drástico cambio de estrategia, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha emitido en los últimos días un comunicado de apoyo al ISIS y el recién creado Califato, con lo que rompen la alianza que mantenían desde 2007 con Al Qaeda.
Los medios informativos citados al principio, mencionan que según fuentes de los servicios de inteligencia de Marruecos, Argelia y Túnez, grupos yihadistas de Argelia, Túnez, Mauritania, Libia, Egipto, Mali y el norte Níger podrían haber concertado durante esta semana la mayor reunión de la historia en algún lugar del sur de Libia.
Entre los grupos convocados estarían además de AQMI, Ansar al Sharia en Túnez, Ansar al Sharia en Libia, al Muhajiroon, Ansar al Dine y Ansar Bait al Maqdis (Egipto).



El jueves 3 de julio, el perfil de Twitter estadounidense @TRACterrorism publicó un tuit en el que indicaba que en algún lugar de Libia ya se había producido el encuentro y algunos servicios de inteligencia occidentales ya disponen de imágenes obtenidas vía satélite.

A todo esto, el flamante Califa Ibrahim Al Husayni al Qurayshi (antes conocido como Abu Bakr al Baghdadi) se hizo visible durante la jutba de ayer viernes en la mezquita de Mosul (Irak) con toda la solemnidad que merece quien ha desbancado al “abuelo” Ayman Zawahiri al frente de la yihad global.
Mostrando una habilidad formidable en el uso de las redes sociales tanto desde el interior del ISIS como por elementos simpatizantes en países occidentales, la popularidad y liderazgo de Zawahiri corren más riesgo que nunca.

Con los tiempos que corren, ser el líder de Al Qaeda tras la muerte de Bin Laden no significa mantenerse al frente del yihadismo mundial a perpetuidad, ni mucho menos tener garantizado el respeto y reconocimiento de los grupos y franquicias satélites, como ha quedado demostrado tras el enfrentamiento con el díscolo Baghdadi que rechazó cumplir la orden de regresar al feudo iraquí y dejar el territorio sirio bajo los auspicios de Jabhat al Nusrah como le ordenó Zawahiri.
La elección de Ayman al Zawahiri como sucesor de Bin Laden propició ciertas suspicacias al principio por las dudas sobre su falta de carisma, que con el ascenso meteórico de Abu Bakr el Baghdadi una vez transformado en Califa, no parece una situación sencilla de afrontar y menos resolver por un Zawahiri acostumbrado a emitir sus comunicados dos o tres meses después de que se produjesen hechos significativos.


Total que el viejo doctor egipcio tiene una papeleta difícil de resolver, y de forma apremiante porque el tiempo corre en su contra. Salvo sorpresas tiene tres opciones, a saber:
  1. No hacer nada y esperar a emitir un comunicado allá por el 11-S. Mala elección ya que dejaría clara sus dudas o falta de criterio.
  2. Volver a repudiar al ISIS y su recién creado Califato. Malo, porque han alcanzado en pocos meses mucho más que Al Qaeda en bastantes años.
  3. Apoyar al nuevo Estado Islámico. Error, ya que su líder le ha desobedecido y desafiado abiertamente. Con lo que Zawahiri haría el más absoluto de los ridículos.
A no ser que se produzca algún hecho destacable inesperado en las próximas fechas, el panorama no pinta nada bien para el líder de Al Qaeda, a quién no le quedan pocas opciones más que la abdicación.
Por si todo lo anterior fuera poco, además nos queda la duda de cuando y como se propone el ISIS atentar en Occidente, porque mal que nos pese, solo es cuestión de tiempo que lleven a cabo alguna acción terrorista en Europa o Estados Unidos.

Fuente: MYS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.