martes, 24 de junio de 2014

Los jihadistas decretan su terrorífica ley en Ninive

 
El documento tiene fuerza de ley. El 11 de junio pasado, solamente dos días después de  la toma de Mosul, el Estado islámico en Irak y en Levante hizo distribuir en las calles de la ciudad una carta que regía en lo sucesivo la vida de un millón y medio de habitantes. Esta "carta" cabe en una simple página anverso-reverso, pero los 16 artículos terroríficos que la componen dicen mucho sobre el régimen de terror impuesto por los islamistas. Esta interpretación rigorista de la sharia estaba ya en curso en el feudo sirio del EIIL, Rakka. 
 
En este breve texto, los jihadistas se presentan como soldados del Islam que desean restaurar la gloria del califato islámico. El dinero robado al gobierno es a continuación un bien público, anuncia uno de los artículos. El dinero está en lo sucesivo a disposición de los imanes musulmanes que son los únicos habilitados a disponer de él. La droga, el alcohol y los cigarrillos están prohibidos. Las mujeres son llamadas revestir " un atuendo modesto", es decir, el niqab que deja entrever sólo sus ojos. Ellas no tienen la autorización para salir salvo en caso de extrema necesidad. Este desplazamiento debe ser autorizado por el padre, el hermano o el marido que la acompañará.
 
El texto también prevee toda una serie de penas para aquellos que transgredan la nueva ley. Los que roban o saquean arriesgan así la amputación. Cualquiera que ejerza amenazas o sea el autor de un chantaje también será severamente castigado. Este artículo se apoya en un versículo de Corán (Sura 5, versículo 33) según el cual los criminales deben ser matados o crucificados. En cuanto a los apóstatas, serán ejecutados en público. Sobre este título, cada musulmán deberá ahora efectuar las cinco oraciones cotidianas en la mezquita.
 
Ninguna protesta será tolerada en lo sucesivo. Las manifestaciones públicas están prohibidas en nombre del Islam. El uso de otras banderas que no sean el emblema del EIIL está prohibido. Los policías y los militares que han servido en el antiguo régimen pueden arrepentirse. 
 
Finalmente, el texto también sella la suerte de las tumbas y los mausoleos "heréticos". Estos últimos serán simplemente destruidos. Esta amenaza hace temer la desaparición del emplazamiento arqueológico de Nínive, uno de los más bellos de Medio Oriente.
Fuente: Le Figaro publicado el 23/06/2014 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.