martes, 24 de junio de 2014

Los cristianos de Ninive huyen de los yihadistas.


Ante los ataques yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (ISIL) en Mosul, la segunda ciudad de Irak, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha puesto en marcha una campaña de ayuda de emergencia de 100.000 euros para sostener a los cristianos que han tenido que abandonar sus hogares.

Esta ayuda de emergencia está prevista para la primera atención de los refugiados alojados ahora en pueblos de la llanura de Nínive, donde están viviendo en escuelas, salas de catequesis y casas abandonadas.

Según ha manifestado el arzobispo de los católicos caldeos de Mosul, Emil Shimon Nona, están atendiendo a 1.000 familias refugiadas.

El pasado 5 de junio, los terroristas yihadistas de ISIL tomaron Mosul (la segunda ciudad más grande de Irak) y la mitad de la población, entre ella todos los cristianos, huyó en estampida. Los yihadistas siguen avanzando en Irak y tomando otras ciudades.

En 2003, antes de la caída de Sadam Husein, la comunidad cristiana de Mosul tenía unos 35.000 fieles.

En los once años siguientes y tras la guerra, el número en la ciudad ha caído trágicamente a alrededor de 3.000. “Ahora es probable que no haya quedado nadie", afirma Monseñor Nona.

La Directora de Proyectos de Ayuda a la Iglesia Necesitada, Regina Lynch, ha afirmado que "nos sentimos muy unidos a esta Iglesia, con la que compartimos su calvario y sus preocupaciones desde 1983. Estos sufrimientos sin fin son una herida abierta para nosostros. Queremos que los cristianos de Irak sepan, más que nunca, que los cristianos del resto del mundo no los dejan solos, que rezan por ellos y les ayudan en la medida de los posible".

Durante los últimos cincos años, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha prestado ayudas en Irak por un importe de unos 2,4 millones de euros.

“Seguimos orando para que nuestro país pueda finalmente encontrar la paz”, dice el Arzobispo Nona, que en estos momentos terribles ha tenido que instar una vez más a sus fieles a no perder la esperanza.

“No es fácil después de tantos años de sufrimiento, pero los cristianos iraquíes estamos firmes en nuestra fe y debemos mantener la esperanza, incluso en la persecución. Es un gran desafío, sobre todo después de lo que pasó en estos días”.


Fuente: Religiónen libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.