viernes, 28 de junio de 2013

UN ANÁLISIS EXEGÉTICO DEL TEXTO BASE


Lo primero que debemos hacer es analizar los textos tomados como titulo de este libro, pues si expresiones encierran un gran contenido a través del cual discurriremos a lo largo de este escrito
Al analizar el primer versículo encontré que  el Apóstol Pablo le escribe a su hijo espiritual Tito para instarle a que se cuide de los influencias extrañas que en esa época amenazaba la iglesia en Asia, y en dicha carta usa mucho el término “SANO” SANA” en relación a la enseñanza (Tito 1:9), a la fe (2:2) a la palabra (2:8) y a la doctrinal: (2:1) “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina”.

Esta Palabra “SANA DOCTRINA” que aparece también en 1 Timoteo 1:10 y 2 Timoteo 4:3 hace referencia  dos principios que debemos analizar separadamente: uno es el término “SANA”  y el otro es “DOCTRINA”.


SANA, SANO: Vocablo procedente del griego “Kalos” que hace referencia a aquello que es hermoso, bueno y tiene que ver con lo moral. También se define como algo que es precioso, virtuoso, honesto, digno o aquello que trae sanidad, salud, que nos lleva a un cambio de mente. También se refiere a una “persona que no padece ninguna enfermedad” o “algo limpio, puro, no contaminado, ni infectado”. Lo contrario de sano seria enfermo, inmundo, infectado, viciado.

La mayoría de las enfermedades que dañan el cuerpo proceden de microbios o virus que al entrar al organismo afectando las defensas o los glóbulos, produciendo entonces infecciones que alteran el metabolismo del organismo. Cuando aplicamos el término enfermedad o infección a lo espiritual, nos referimos a que alguna enseñanza han entrado a la vida del creyente alterando el orden doctrinal y de valores fundamentales dado por Dios, a esto le llamó Jesús “levadura”: Mateo 16:6 “Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos”. En este pasaje hacía alusión a las enseñanzas de los líderes religiosos de su época, que habían contaminado la ley de Moisés con dogmas y reglas que pervertían la verdad, dándole  más carga a la gente de la que el mismo Dios les había demando: “Mateo 23:4-5 “Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos”.

La levadura  altera la masa generando una reacción de aumento de volumen y dañando rápidamente la harina al fermentarla. Esto se debe a que la levadura cuenta con una serie de diversos hongos microscópicos unicelulares que son importantes para realizar la fermentación de  los hidratos de carbono, produciendo distintas sustancias que alteran la masa. Esta actitud, ampliamente expuesta en Mateo capitulo 23 es lo que llamamos la hipocresía de un sistema religioso que ignora lo básico de la doctrina, para imponer dogmas y tradiciones de hombres con el fin de obtener lucro personal y preeminencia en la sociedad, por eso les acusa de buscar siempre “los primeros puestos en las sinagogas” y quieren que les llamen “rabí” o “padres”, lo que envuelve un reconocimiento popular y humano (versos 6-9).

Cuando los líderes buscan reconocimiento y popularidad, tristemente terminan traicionando la doctrina y enfermándose en el corazón de la ambición y poder, lo que les lleva a tratar de justificar sus acciones con manipulaciones bíblicas o nuevas revelaciones que contaminan la sana doctrina.

DOCTRINA: Procede del griego Didaskalia cuyo sentido original es Instruir, enseñar, discipular con principios. Es la función de informar, aprender algo básico. De esta palabra procede de la el término “Didaskalos” para referirse al Instructor, maestro, que también se le llama  “doctor” lo cuan denota la autoridad en aquello que enseña, por lo que enseñar se convierte en una acción imperativa, siendo el término griego correcto “DIDACHE” lo cual indica que lo enseñado se tiene que convertir en acción, por lo cual el discípulo debe obedecer a su maestro en  aquello que le enseña.

La doctrina se apoyo en el “LOGOS” que es la Palabra escrita o revelada, de donde se desprende los valores fundamentales de la doctrina cristiana ¿Por qué se le cataloga al instructor como doctor? Porque su función está relacionada  en el contexto la expresión griega en preservar la salud de la doctrina, y en caso necesario, ejercer la función de sanar el ser tripartito a través de los principios fundamentales de la fe. Es por ello que Jesús dijo: “que los sanos no tienen necesidad de médico” Lucas 5:31.

Toda creencia, por más absurda u sea se fundamenta en determinados valores, reglas, normas, leyes o pautas  a lo cual llamados doctrina, fundamento, reglas del juego, principios o políticas.
El otro término usado en el título de este escrito es “doctrina de demonio” y se fundamenta en 1 Timoteo. 4:1 que dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”. Y como ya definimos el término doctrina, pasare directamente a definir demonios, y es que todo el texto nos revela claramente que en la iglesia de los últimos tiempos se infiltrarían espíritus engañadores que llevarían a muchos cristianos a la apostasía de forma solapada (Ver 2 Pedro 2:1-3). Es importante entender que para ser apostata es necesario ser creyente, porque “apostasía” equivale a  renunciar o abjurar de una determinada fe o creencia. Un incrédulo no puede negar lo que nunca acepto.

DEMONIOS: Al usarse el plural, se hace alusión a las huestes que operan bajo las ordenes del príncipe de este mundo que es Satanás (Juan 12:31. 14:30, 16:11) y se les mencionan sujeto a él (Mateo 12:24, Marco 3:22). Pablo describe el orden de mando y de operaciones de estas huestes estableciendo jerarquía según Efesios 6:12. En el estudio de la demonología encontramos que existen espíritus malignos que operan en dos esfera. Unos se personifican para engañar, o pasando desapercibidos para operar el control o cambios en el mundo, porque al ser estos ángeles caídos, poseen la capacidad de personificarse (2 Corintios 11:14, Hebreos 13:2) y de en esta forma engañan a muchos. Otro grupo de espíritus caídos operan poseyendo los cuerpos de las personas, lo que definimos como endemoniados (Mateo 4:24, 8:16, 8:28, Marcos 1:32). Cuando Pablo emplea “doctrina de demonios” hace alusión a todos los campos de acción de Satanás, el cual puede controlar, manipular y operar con el engaño en todas las dimensiones del diario vivir.

En mi libro “demonología”[1] analizo a fondo la diferencia entre los ángeles caídos, que poseen cuerpos propio al personificarse, como lo hicieron en el Antiguo Testamento, y los demonios que son espíritus malignos que necesitan un cuerpo para operar, pero el propósito de este libro no es ahondar en el tema demonológico, sino en tratar de entender como opera en la iglesia la infiltración satánica para pervertir la sana doctrinas mediante diversos espíritus engañadores que pueden obrar por medio de ángeles caídos, externamente, con personificaciones que parecerán visiones celestiales[2] y revelaciones falsas, o personas poseídas por demonios que con profecías, señales y prodigio engañan a los escogido[3], como lo advirtió el mismo Jesús en Mateo 24:24.
En conclusión, las doctrinas de demonios entran mediante una serie de espíritus enviados por Satanás a la Iglesia que operan de diversas formas. Quizás la principal sea añadirle a lo escrito su propia visión o revelación, cosa común en la gran mayoría de las sectas en donde un iluminado afirma que aunque la Biblia dice esto, “Dios le dio a él una fresca unción y una nueva revelación superior a la escrita” por lo que complementa su revelación tomando textos fuera del contexto para apoyar lo que no es bíblico. Frente a estos iluminados vale la pena tener presente las palabras de San Pablo a los Gálatas 1:6-8 cuando escribe: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”.

La otra técnica usada por los demonios para engañar y destruir la sana doctrina consiste en manipular la revelación ya recibida (la Palabra de Dios) mediante una técnica interpretativa que acude a la descontextualización del sentido original del texto manipulándolo con una técnica similar a la usada por los “Testigos de Jehová” y en el pasado por los defensores de la “Teología de la Liberación”. Esta técnica desarrollo una hermenéutica fuera del contexto y del texto mismo, ignorando el marco histórico y la exégesis. Muchos cristianos, aunque han leído la Biblia, tristemente desconocen las reglas del marco histórico y la hermenéutico del escritor, por lo que fácilmente pueden errar en la interpretación, principalmente cuando expertos manipuladores guiados por espíritus engañadores y usando técnicas de psicología barata, tuercen el sentido para hacerle decir a la Palabra lo que en sí, no dice.

Una de las formas de diluir la doctrina es suavizar el sentido de los términos. Para que me entienda mejor, es transformar el idioma duro y fuerte de su expresión original, como por ejemplo “ramera” “pecado” “abominación” para otro término más suave, menos duro y más diplomático sustituyéndolo por “trabajadora del sexo” “error” “mente liberada”. Recordemos que la filosofía humanista y relativista esta imponiendo los llamados términos genéricos, inclusivos y liberales, no solo en la forma de hablar y ser de la sociedad, sino en sus leyes y planes de globalización. Lo que antes era abominable, hoy es admirable. Lo que antes era malo, hoy es bueno, como dice Isaías 5:20 “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”.

¿Puede la Iglesia evitar que todas estas corrientes sincréticas y liberales socaven sus verdades fundamentales mediante una avalancha de espíritus engañadores? Indudablemente que ¡NO! Pues queramos o no aceptarlos, somos influenciado por el medio que nos rodea y nuestra solidez doctrinal y bíblica se está derrumbando devorada por una corriente politizante, desmitificadora, escéptica, hedonista y codiciosa. Esto es comparable a la historia de Israel en su prosperidad como nación. Una vez establecidos, y con reyes que prosperaban, se olvidaban de Dios y de su herencia histórica dada por Moisés, e iban a imitar los modelos existente en los pueblos vecinos, perdiendo su identidad y cayendo en esclavitud e idolatría.

Fuente: contralaapostasia




1 comentario:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.