viernes, 4 de enero de 2013

HEREJÍAS QUE NOS LLEVAN AL REINADO DEL ANTICRISTO -III-


Mario E. Fumero


¿QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DEL REINO AHORA?

Hemos dicho que el concepto del “reino ahora” o la doctrina del dominianismo es un engendró diabólico para preparar el advenimiento del anticristo y de su aliado, el falso profeta (Apocalipsis 16:13), el cuán engañara a las naciones para llevarlas a adorar a la bestia, que representa el sistema impositivo del anticristo.

Para qué esto sea realidad, necesitamos una iglesia inmiscuida en política, y que niegue la eficacia de la piedad (2 Timoteo 3:5), para apoyar los nuevos esquemas de anti valores que precederán al gobierno mundial el cual describe San Pablo como el misterio de iniquidad. La Biblia define la crisis moral imperante en la sociedad de los últimos tiempos (2 Timoteo 3:1-9), en donde se amontonaran maestros conforme a sus propias concupiscencias (2 Timoteo 4:3) que destruirán los valores bíblicos, para proclamar un antropocentrismo materialista que introducirá encubiertamente (2 Pedro 2:1) herejías y doctrinas de demonios en la iglesia (1 Timoteo 4:1).

¿Qué motiva a estos pastores para entrar en estas corrientes? ¿No son suficientes los hechos históricos que evidencian como la iglesia se corrompió en la edad media, cuando en el pasado se unió a los poderes gobernantes? El concepto del “el reino ahora” es una réplica a la inversa de la fracasada “teología de la liberación”, que nació del marxismo dialéctico. El reino ahora es la versión capitalista de la intervención y dominio religioso en la política, originado por la evolución que ha tenido la mal llamada teología de la prosperidad, que más bien debería llamarse “la teología diabólica de la codicia” la cual alimenta la ambición y el deseo de poder.

¿Cuál es el objetivo de la proclama del dominianismo? Los proclamadores de esta corriente pretenden conquistar el poder político para, desde la plataforma del estado, sanear la sociedad de la corrupción existente, y llevar al sistema social a una supuesta justicia y liberación del pecado, en donde la iglesia gobierne por medio de pastores y apóstoles que se vuelven político. Esta propuesta nos llevaría a un milenio sin los acontecimientos de la tribulación, y sin el reinado de Jesús con su pueblo Israel, según lo enseña Apocalipsis 19 y 20.

El movimiento apostólico unifica en el concepto “el reino ahora” dos elementos prevalecientes en las corrientes teológicas desarrolladas en los últimos treinta años, como es, “la teología de la prosperidad”, y la de la llamada “guerra espiritual”, según la cual podemos atar al hombre fuerte “Satanás” para neutralizar su poder, conquistando su territorio. Entre los proclamadores de esta corriente tenemos a Peter Wagner y profetiza Ana Méndez, la cual incluso propuso desalojar a los demonios de su guarida, respaldando tales ideas la otra profetiza falsa, Cindy Jacobs, que enseña la doctrina de “la vida sobrenatural “, de la cual Guillermo Maldonado se ha convertido en su máximo expositor y defensor.

Todas esta amalgama de ideas esotéricas, que no tienen lógica bíblica ni teología, son el sostén que alimenta el dominianismo moderno, el cual surge en un momento de crisis socio-política y moral, como una utópica aspiración para detener el deterioro que sufren los gobiernos y la sociedad debido a la corrupción existente, la cual va en ascenso.

El grave error de los proclamadores de esta corriente es el hecho de ignorar dos principios fundamentales de la doctrina cristiana;

1- La salvación personal por medio de la conversión.

2- Y los acontecimientos proféticos de los últimos tiempos.


1-LA SALVACIÓN PERSONAL

La salvación y el cambio de actitud frente al pecado no se puede imponer, porque para desechar lo malo, se necesita nacer de nuevo (Juan 3:7). La corrupción y el pecado no se pueden erradicar por medio de la ley, ni por la fuerza. La justicia y la integridad son virtudes que dependen de la regeneración del Espíritu. Sólo se logrará esto por medio de la nueva criatura que es en Jesucristo (2 Corintios 5:17). Ninguna carne se justifica o regenera si no es por medio del arrepentimiento, ya que la ley ni salva, ni regenera al ser humano (Gálatas 3:12), solo revela lo que es un hecho.

No se puede transformar la corrupción social sin producir un cambio en el corazón y mente (Ezequiel 36:26) de los que forman la sociedad. Un hecho histórico lo tenemos en el ideario marxista, que proponía una sociedad sin clases, sin corrupción y desigualdades, sin explotado, ni explotadores. La propuesta era correcta, pero ¿pudo el comunismo obtener una sociedad justa e igualitaria para todos? No niego que los ideólogos marxistas proponían aplicar el principio que existían en el libro de los Hechos 2:44-45 “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno”, sin embargo, el sistema fracasó, porque lo ocurrido en la época apostólica fue producto de la conversión y el amor, mientras que en el comunismo era producto de la imposición y legislación, lo que produjo en sí el fracaso del sistema, porque no es lo mismo que dar por amor que por imposición.

¿Cómo lograr que la iglesia y sus pastores logren regenerar al ladrón, mentiroso, corrupto, adultero, adicto, esclavo del pecado desde una plataforma política, sin anular la libertad y los derechos humanos? Es imposible lograr esto sin la confrontación con la Palabra de Dios y el arrepentimiento. Querer transformar y sanear la sociedad desde la política es la idea más absurda, utópica y herética que los cristianos puedan creer.



2- LOS ACONTECIMIENTOS PROFÉTICOS DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

¿Cómo plantea la escatología el panorama de la sociedad en los últimos tiempos? Jesucristo fue claro en la comparación del futuro de la humanidad, con relación al panorama que viviría la iglesia antes de su venida: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre”. (Mateo 24:36-37). Noten que nos lleva al futuro yendo a un hecho pasado, “los tiempos de Noé”. ¿Y cómo eran estos tiempos? “Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” (Génesis 6:11-12). Así qué proponer sanear lo que la profecía anuncia como corrupción y violencia sería un grave error, porque es inevitable el evitar la decadencia social y de apostasía que prevalecerá en los últimos tiempos. Pero vayamos más a fondo.

¿Existe referencia bíblica que detallé la crisis de valores que vivimos? El profeta Isaías describe una época en donde le llamaría bueno a lo malo, “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” Isaías 5:20. San Pablo reafirma esto cuando describe la condición moral de los últimos tiempos:”También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias” 2 Timoteo 3:1-6. Creo que esta descripción evidencia lo que realmente hoy vivimos. Sin embargo, si analizamos el efecto de la degradación social en la vida de la iglesia, podríamos preguntarnos lo mismo que Jesús afirmó en Lucas 18:8 “Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” Esta pregunta nos lleva a una realidad, el surgimiento de la apostasía en la iglesia. Y es que no podemos desconectar a los cristianos, de las influencias existentes en el mundo por sus anti valores, pues la iglesia que está en el mundo, es absorbida por éstas corrientes liberales, relativistas y pragmática.

Negar la apostasía en los últimos tiempos, previo a la venida de Jesús, es una aberración. Claramente la Biblia afirma: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición”, 2 Tesalonicenses 2:3. ¿Pero a que se refiere San Pablo cuando dice “no vendrá” sin que ante venga la apostasía? Se refiere al verso 2:1. el cual dice que Jesús no viene sin que primero ocurra el deterioro moral y religioso en los últimos tiempos. También coinciden con este punto de vista paulino el mismo Jesús en su posición de Mateo 24:22, apoyado también por San Pedro, en sus epístolas. Veamos esas citas:

“Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” Mateo 24:22.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” 1 Timoteo 4:1

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción” 2 Pedro 2:1

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”. 2 Timoteo 4:3-4

Pudiéramos poner muchas otras citas, pero creo que estas son suficientes. Además, podemos ver la realidad existente en nuestro mundo actual. No cabe duda que las ideas de los apóstoles modernos, con su dominianismo, nos llevan a una mayor crisis apostatica, que terminará preparándole el camino al anticristo y al falso profeta.

Querido lector, si te encuentras en una iglesia que no acepte los hechos bíblicos aquí plantado, sal corriendo, porque estas al borde de formar parte de la iglesia apostata.

La Teología Del Dominio se basa en tres columnas doctrinales:

1) Cuando Adán y Eva sucumbieron a la tentación, perdieron dominio sobre la tierra y Satanás tomó control.

2) Dios también perdió el control y desde entonces está buscando “un pueblo del pacto” que sea Su “extensión” o “expresión” en la tierra.

3) La Iglesia (o según algunos, un pequeño grupo llamados “los vencedores”) es el instrumento de Dios para recuperar ese dominio y arrebatarlo de manos de Satanás.

4) Jesús no puede volver hasta que la Iglesia recupere dominio de las estructuras gubernamentales, sociales y económicas de la tierra .

Todas estas ideas son el engaño satánico para apoyar el reino del anticristo. Así que ten cuidado, y escudriña las Sagradas Escritura

Fuente: contralaapostasia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.