jueves, 20 de diciembre de 2012

¿QUÉ OCURRIRÁ EL 21 DE DICIEMBRE DEL 2012?


Mario E. Fumero
Muchas personas viven atemorizadas y asustadas sobre lo que ocurrirá el 21 de diciembre del 2012, cuando según el calendario maya y otros pronósticos determinan que será el fin del mundo. Pero no esta la única vez que se han anunciado acontecimientos como estos. En mayo recién pasado, también un loco pronostico el fin del mundo y no paso nada. A lo largo de la historia muchos han dicho lo mismo, y una vez más nos enfrentamos a un anuncio apocalíptico semejante que deseamos esclarecer para que cuando llegue el día señalado, los que estén espantado puedan tener confianza, y estar apercibidos de la realidad profética de los últimos tiempos, porque nada de lo dicho va a ocurrir.

No cabe duda que nuestro planeta está sentenciado por la Palabra de Dios a una hecatombe según 2 Pedro 3:10 que dice: “Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas”. Pero fijaos que el escritor bíblico afirmá que será “como ladrón en la noche” lo que indica que nadie sabrá ni el día, ni la hora en que tal acontecimiento podrá ocurrir, porque si el ladrón avisara cuando viene, de seguro lo esperaríamos con la policía. Jesús declaró en Marco 13:32 “Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe; ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre”. Y si ni los ángeles de Dios sabe el momento de el cumplimiento de las profecías del fin, ¿Cómo podremos saberlo nosotros?

Sin embargo, los medios publicitarios, y principalmente los cinematográficos, han hecho un gran negocio del temor, con películas y documentales que siembran el panico y desconcierto en la población ignorante de las Escrituras, pero no temas, el mundo no se acabara el 21 de diciembre del 2012, ni en ninguna otra fecha que pronostiquen los adivinos, falsos profetas o especuladores publicitario. Así que tranquilo, que el día 21 de diciembre será como un día cualquiera, y no debemos alarmarnos esperando el fin del mundo, aunque para algunos, si será su fin, porque con la muerte, el mundo se acaba.

Me preocupa el pánico que producen estas noticias y películas, porque habrán personas que temerosas del fin del mundo, acudirán a hacer tonterías, como por ejemplo, deshacerse de sus viene, derrocharlo todo, no dormir, padecer de ansiedad e incluso, algunos podrían acudir al suicidio. Pero estemos tranquilos respeto al fin del mundo, aunque no debemos obviar que si debemos esperar y prepararnos en los próximos años para enfrentar grandes calamidades relacionadas con el cumplimento profético, y la consumación de los últimos tiempos, por lo cual debemos tomar medidas.

¿Qué nos deparan los años venideros? No me cabe la menor duda que grandes fenómenos ecológicos azotaran muchas regiones del planeta, así lo indica Jesús en Lucas 21:25-27. El Señor pronostico el terrible efecto climático como señal inminente de su venida, noten: “Entonces habrá señales en el sol, y en la luna, y en las estrellas; y en la tierra angustia de gentes por la confusión del sonido de la mar y de las ondas: Secándose los hombres á causa del temor y expectación de las cosas que sobrevendrán á la redondez de la tierra: porque las virtudes de los cielos serán conmovidas”. Así que los fenómenos naturales y astronómicos producirán temor y expectación, y de eso no me cabe la menor duda. Pero tales acontecimientos irán surgiendo en la medida que el tiempo del Señor se acerque.

No esperemos el fin del mundo todavía. Hay un elemento muy importante que es la clave del futuro sombrío que se avecina, y consiste en el derrumbe de la economía mundial. Esto nos llevara a una crisis monetaria y de inflación que iniciara al surgimiento de un líder mundial que pondrá orden en el caos financiero, algo que ya es una realidad mundial. Es necesario, que tanto por el efecto climático, como de la crisis financiera, el mundo entre en una recesión y hambruna cual nunca antes ha ocurrido (Mateo 24:7 Apocalipsis 6:7), por lo que se impondrá el ya famoso sello de la bestia, que será un sistema de control mundial para poder comprar y vender (Apocalipsis 13:16-18).

Así que estese tranquilo, no tema al fin del mundo, pero si prepárese para las sorpresas que nos depara el cambio climático y la crisis financiera, porque esto es tan solo el principio de dolores.

¿Qué debo hacer entonces frente al sombrío panorama del futuro? Tres cosas sencillas; Primero: agárrese y busque más de Dios, para prepararse para el encuentro con Él. Segundo: Viva una vida coherente con la realidad, y no derroche los recursos que tienen, viva en austeridad para poder superar la crisis financiera. Tercero: Tenga una provisión de emergencia en su casa para subsistir en caso de tragedias por lo menos durante un mes, y este expectante de lo que a nivel mundial pueda ocurrir. Lea la Biblia y escudriñe las escrituras. Ellas son el noticiero de Dios que por adelantado nos advierte el peligro que se avecina, por lo demás, podemos decir como el Rey David en el salmo 23:4 “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo: Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Fuente: Contralaapostasia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.