domingo, 23 de diciembre de 2012

¿PREDESTINACIÓN O DECISIÓN PERSONAL? ¿SALVACIÓN ETERNA O SALVACIÓN QUE PUEDE PERDERSE?


Marcos Andrés Nehoda. Pastor


Hay iglesias que enseñan que la Salvación se pierde y otras iglesias enseñan que la Salvación NO se pierde. En estas posiciones mucho tiene que ver la opinión que se tenga acerca de lo que origina la Salvación; es decir, la Predestinación o el Libre Albedrío. Lo cierto es que lasposiciones extremas nunca tienen la razón. Abandonar un

extremo para ir al otro no es una buena decisión.

DIOS QUIERE QUE TODAS LAS PERSONAS SEAN SALVAS: 1° Timoteo 2.3-4: “… Dios nuestro Salvador, el cual QUIERE que TODOS los hombres SEAN SALVOS y vengan al conocimiento de la Verdad”. No obstante el DESEO del Señor de que todos

sean salvos, MUCHOS serán CONDENADOS. Dios NO quiere que la gente se pierda o vaya a la Condenación eterna, o sea, al Infierno; Dios QUIERE que TODOS sean salvos. PERO, muy a Su pesar, la gran mayoría irá al Infierno, por no tener a Jesucristo como su único Salvador y Señor.

LA SOBERANÍA DE DIOS EN LA SALVACIÓN la encontramos en dos maravillosos textos: “La Salvación es de Jehová”. (Jonás 2.9). Y: “La Salvación pertenece a nuestro Dios” (Apocalipsis 7.10). El destino final de todos aquellos que no se hallen inscritos en el Libro de la Vida del Cordero es el Lago de Fuego, ya que el mismo Infierno será arrojado en él, junto con el diablo. (Apocalipsis 20.10-15). La Salvación es como una puerta que dice del lado de afuera: “TODO AQUEL que cree”. (Juan 3.15-16; Juan 6.40; Juan 11.26; Juan 12.46; Hechos 13.39; Romanos 1.16; Romanos 10.4). Cuando traspasamos tal puerta, leemos del lado interno: “ELEGIDOS según la presciencia de Dios Padre”. (1° Pedro 1.2). Sabemos que Dios no miente (Tito 1.2) y también, que la Escritura no puede ser quebrantada. (Juan 10.35). Si miramos más allá de un solo texto aislado tendremos que reconocer estas dos realidades:

1. La Salvación es para TODO AQUEL QUE CREE. (Juan 3.16).

2. Somos ELEGIDOS en santificación del Espíritu Santo, para OBEDECER y ser ROCIADOS con la Sangre de Jesucristo. (1° Pedro 1.2). AMBAS (las dos) son Verdades que NO pueden ser quebrantadas, porque son Palabra de Dios. La Escritura claramente dice que: “… de tal manera AMÓ Dios AL MUNDO”. (Juan 3.16). Y: “Dios… QUIERE que TODOS… sean salvos”. (1° Timoteo 2.3-4). Si Dios amó a todo el mundo y quiere que todo el mundo sea salvo y ofrece Su Salvación a todo aquel que cree, debe causarle gran pena y, a la vez, indignación, al ver que hay quienes REHÚSAN creer el Mensaje de Amor y Perdón que Jesucristo les ha transmitido a través de Sus siervos: “El que REHÚSA creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”. (Juan 3.36).

El ser humano puede CREER o puede REHUSAR creer. (Juan 3.16 y Juan 3.36). Presciencia es el CONOCIMIENTO ANTICIPADO de las cosas futuras. (1° Pedro 1.2). En Su Presciencia, Dios PREDESTINA a los seres humanos, para Salvación. ¿Cómo nos elige o nos PREDESTINA Dios? Por su CONOCIMIENTO ANTICIPADO o Presciencia: “Elegidos SEGÚN la Presciencia de Dios Padre…para OBEDECER y ser rociados con la Sangre de Jesucristo”. El Señor sabe anticipadamente cómo reaccionará cada ser humano ante el ofrecimiento de Su Amor, Perdón y Salvación;

de acuerdo a Su Conocimiento Anticipado. (1° Pedro 1.2). Dios Padre PREDESTINA a quienes serán salvos. Nosotros NO tenemos tal conocimiento anticipado; por lo tanto, debemos PREDICAR A TODOS el Mensaje de Salvación como testimonio al mundo y como REAL OPORTUNIDAD de Salvación A TODO AQUEL QUE CREE. (Juan 3.15).

En este tema que tratamos, a veces se mezclan dos ideas:

1) La referida a la PERMANENCIA en la Salvación.

2) La referida a la ELECCIÓN en la Salvación. Pero ambas ideas no tienen por

qué mezclarse.

1. PERMANENCIA: Algunos afirman que la Salvación no puede perderse de ningún modo; otros afirman que la Salvación puede perderse en circunstancias especiales,

como ser, la falta de Perseverancia en la Fe, la Apostasía o la Negación de la Fe.

2. ELECCIÓN: Algunos afirman que la Salvación es puramente un asunto de la Predestinación divina (destinados a ser salvos); otros afirman que la Salvación

es puramente una Decisión humana (libre albedrío). Así que, algunos que afirman que la Salvación no puede perderse hacen hincapié en que la Salvación es puramente un

asunto de la Predestinación divina; en tanto que los que afirman que la Salvación puede perderse hacen hincapié en que la Salvación es puramente una Decisión humana.

Pero nada está más LEJOS de la Verdad; la PERMANENCIA ETERNA en la Salvación de ninguna manera tiene su origen en la Predestinación divina; como tampoco la idea de algunos referida a la PÉRDIDA de la Salvación puede tener su origen en la Decisión humana. No podemos ignorar una parte de las Escrituras para apoyar a la otra parte. La Escritura –que es inspirada por Dios, (tanto el AT como el NT) no puede contradecirse. Si dice que hemos sido elegidos por el anticipado conocimiento de Dios, así es. Y punto. Si Dios dice que somos salvos por la Fe, así es; no se discute. El origen de la Fe viene por escuchar la Palabra de Dios: “Así que, la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios. (Romanos 10.17). Dios pone el interés en una persona para que oiga la Palabra de Dios, y luego le viene la Fe. Si un inconverso quiere ser salvo, pues que escuche la Palabra de Dios y, como consecuencia, tendrá la Fe salvadora.

La Fe se obtiene por oír la Palabra de Dios; por la Fe se accede a la Gracia de Dios. Por la Gracia de Dios nos viene la Fe al escuchar Su Palabra, y por la Fe disfrutamos de la Gracia de Dios. Por la Misericordia de Dios no recibimos lo que merecemos; por la Gracia de Dios recibimos lo que no merecemos. La misma Biblia dice (y no puede contradecirse) que NO hay quién busque a Dios (Salmo 14.2-3; Romanos 3.11) y, al mismo tiempo, que DEBEMOS BUSCAR a Dios ((Salmo 69.32; Isaías 55.6) y, también que es Jesucristo quien ha venido a BUSCARNOS. (Lucas 19.10). La Biblia dice que EL QUE QUIERA, tome del Agua de la Vida gratuitamente (Apocalipsis 22.17) y el que REHÚSA creer, no verá la Vida. (Juan 3.36). Al mismo tiempo, dice: “…creyeron todos los que estaban ORDENADOS PARA Vida Eterna. (Hechos 13.4).

Haga clic aquí para seguir leyendo interesante articulo

1 comentario:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.