domingo, 28 de octubre de 2012

EL DÍA DE JEHOVÁ SE HA ACERCADO

Por: Dr. Emmanuel García Moreno


“Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo”

Estamos viviendo momentos emocionantes; momentos de expectativas, momentos de decisión.

Las profecías bíblicas que el Señor nuestro Dios nos ha dejado como una antorcha que alumbra en lugar oscuro, se están cumpliendo.

Este es tiempo en que la iglesia del Señor, empiece a buscar el rostro del Señor en ayuno y oración.

Por todas partes surgen voces alertando a los creyentes acerca de lo que está sucediendo a su alrededor, para que diligentemente busque dirección de parte del Pastor de nuestras almas.

El Señor Jesucristo nos dejó muchas señales proféticas que serían la guía para los creyentes, que apuntarían hacia el día grande de Jehová, el día del Señor.

También nos dejó directrices claras sobre lo que deberíamos hacer en estos días. Pues bien, los tiempos se han cumplido y aquel día tan anunciado y esperado, está a las puertas.

He seleccionado algunos pasajes del libro del profeta Joel, para compartir hoy. El profeta habló sobre estos días y cual debe ser la preparación del pueblo.

Bienaventurado el pueblo que conoce a su Dios, porque estos días serán días de acercamiento a EL, de búsqueda de su Rostro, porque Él nos guiará a los lugares espaciosos donde el azote no nos alcanzará.

El hombre, de una manera general, se ha acostumbrado a menospreciar la Palabra de Dios, y aún a burlarse de lo que ella nos habla. Sobre las profecías derraman su incredulidad, debido al desacierto de muchos, quienes sin entenderlas, enseñaron mentiras y errores que provocaron incredulidad y chanzas.

Pero la Palabra de Dios es firme e inmutable. Permanece para siempre y es de fiel cumplimiento.

Veamos algunos extractos de la Palabra profética.

“…Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra”

Lo primero a señalar, es que no se refiere a un día de 24 horas, sino a un período de tiempo en que Dios actuará sobre la tierra, trayendo juicio y liberación.

La característica del día de Jehová o día del Señor, es la oscuridad y tinieblas.


Sobre esta característica del día del Señor, hay mucho que decir, pero solo nos limitaremos a señalar que, son elementos que se ciernen sobre los hombres, cuando Dios entra en juicio contra ellos, antes de liberar a su pueblo.

En el libro de Éxodo leemos:

“Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días.

Ninguno vio a su prójimo, ni nadie se levantó de su lugar en tres días; mas todos los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones.”

En este pasaje podemos observar que Dios siempre hará diferencia entre su pueblo y aquellos que lo aborrecen. Todo aquel que aborrece su Palabra, a Dios aborrece.

Note Ud. que Dios hace que descienda tinieblas sobre la tierra de Egipto, pero a los israelitas no les llegaba. Las habitaciones de las familias de su pueblo tenían luz.


Es importante señalar, que no será una luz sectorial. Será una luz familiar. Las familias en las cuales haya un creyente, esa casa estará bajo la luz del Señor. Tendrá claridad espiritual y sabrá qué hacer en ese día. También es bueno señalar que este pasaje pareciera indicar que el Espíritu nos está guiando a buscar a Dios en nuestros hogares para aquellos días de oscuridad.

La casa del creyente será un refugio contra el azote que vendrá. Los cristianos llenos del Espíritu deben levantar el altar familiar, porque ahí el Señor se les manifestará para guiarles y suplirles en sus necesidades

No debemos esperar el día malo para levantar el altar familiar; es ahora cuando debemos hacerlo.

Dice Isaías 60:2

“Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.”

Los hijos de Dios, esto es lo que creen en Cristo y lo han recibido como Señor y Salvador, experimentarán el favor de Dios en los días de tinieblas y oscuridad que se avecinan.

Entendamos que esos días vienen; pero, para los creyentes serán días de conocer la manifestación de Dios en sus vidas. La gloria de Dios será sobre su pueblo. Será día en que el Señor se dará a conocer a cada uno de nosotros como nuestro Refugio y Fortaleza.

En los días de tinieblas sobre la tierra, los creyentes recibirán la manifestación de la gloria de Dios en sus vidas como nunca la han experimentado.

Serán días de gran unción del Espíritu, para que demos testimonio de su Nombre.


Esos días serán de gustar la gloria del Señor en medio nuestro. Dice Isaías 42:


“Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.”


Será tiempo de conocer a Dios como no le hemos conocido. Nos guiará por sendas nuevas. Se refiere a hechos, obras nuevas que hará en medio nuestro. Los milagros y prodigios que hará a favor nuestro, no aparecen en la biblia. Serán hechos nuevos a nuestro favor.









El creyente no debe temer los días de oscuridad y tinieblas que se avecinan. Serán tiempos de conocer a Dios como jamás lo hemos conocido. Él se manifestará a favor nuestro.




Ud. se preguntará: ¿A qué tinieblas se refiere la Palabra de Dios? ¿Será una oscuridad física, como la noche, donde no brille la luz del sol o no haya electricidad?


Creo que en Efesios 6 está la clave:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Las tinieblas a las que se refieren la Escritura, sobre el día del Señor; son las fuerzas espirituales de maldad. Son los poderes de la maldad.

En el día de Jehová, se desatarán estas fuerzas destructoras, que operarán en los hombres que han rechazado la luz de Cristo. Hombres y mujeres que han decidido aborrecer la luz de Cristo y permanecer en las tinieblas.
Veremos a seres humanos actuar con maldad en las calles.


Recientemente estamos viendo en la televisión, turbas desenfrenadas de hombres, mujeres, jóvenes y adultos, cometer actos vandálicos, y aún asesinatos y golpizas despiadadas contra otros seres humanos, sin mediar provocación alguna. Estas son personas que actúan bajo la potestad de las tinieblas.

La oscuridad y tinieblas que cubrirán la tierra, será una generalización de este fenómeno social que explota espontáneamente ante los ojos de la ciudadanía, utilizando cualquier pretexto.

Hace solo dos días atrás en mi ciudad, Panamá, estallaron saqueos generalizados en varios puntos del país. Pareciera que fueron organizados. Si lo fueron, señalan a que existen personas con capacidad de liderazgo y de movilización de masas turbulentas, que los conducen hacia la violencia desenfrenada.

El país vivió horas de angustia y de miedo. Este fenómeno ya se ha dado últimamente en otros países de Europa, Asia, África, Medio oriente y América. Es como una voz de alerta para los entendidos.

En la medida en que nuestras sociedades vayan cayendo en las crisis económicas que se asoman en el horizonte, el caos se irá apoderando de nuestras ciudades, y veremos estas tinieblas cubrir la tierra.

Tras ese caos social que se nos viene encima, aparecerá el Anticristo y sus huestes de maldad, para asolar la tierra, como lo dice Joel el profeta.

Pero en medio de esas densas tinieblas que vienen a pasos agigantados sobre el mundo; a nosotros nos amanecerá Cristo.

Por ello; basta ya de estar jugando a la religión. Es hora de buscar en serio el Rostro del Señor Jesús y rendirnos ante El.




Este será el tiempo de la definición. Dios separará a los contumaces de los obedientes a su Palabra; a los religiosos que creen a la mentira, de sus hijos que han recibido la Verdad.

Muchos hoy, todavía están aferrados a la religión y no quieren venir a Cristo para ser salvos y edificados sobre la Roca; prefieren su religión. Pues obtendrán su religión y quedarán sin Cristo, porque no podemos tener los dos.

Cristo es suficiente.


El Padre no acepta nada que no sea de Cristo. En este tiempo caerán muchas fortalezas mentales y de creencias falsas que se han levantado en contra del conocimiento de la Verdad.

A través de los siglos, el diablo engañó a muchos que hoy arden en el infierno, a causa de la religión. Incluso, tomó la Verdad del Evangelio y distorsionó el Camino de Cristo, añadiendo doctrinas falsas y destructoras.
Herejías y blasfemias que hoy forman el esquema religioso de cientos de millones de hombres y mujeres que se aferran fanáticamente a esas falsedades.

Solo la misericordia de Dios podrá librarles de esas cadenas de prisión. Por eso debemos orar, ayunar y buscar el rostro del Señor.



Joel1:14-20



..“Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová.”…

Este es tiempo de ayuno y oración.


…” ¡Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso…”









Todavía hay tiempo para prepararse.
“¿No fue arrebatado el alimento de delante de nuestros ojos, la alegría y el placer de la casa de nuestro Dios?
El grano se pudrió debajo de los terrones, los graneros fueron asolados, los alfolíes destruidos; porque se secó el trigo.


¡Cómo gimieron las bestias! ¡Cuán turbados anduvieron los hatos de los bueyes, porque no tuvieron pastos! También fueron asolados los rebaños de las ovejas.

A ti, oh Jehová, clamaré; porque fuego consumió los pastos del desierto, y llama abrasó todos los árboles del campo.

Las bestias del campo bramarán también a ti, porque se secaron los arroyos de las aguas, y fuego consumió las praderas del desierto”


Me temo que vendrán tiempos de sequía sobre el mundo, que harán morir el ganado y desfallecer. El hambre será la consecuencia de este fenómeno que será global.

Pero Dios tiene provisión para los que creen en El. Será como en los tiempos de Elías cuando Dios le mandó se fuera al arroyo de Querit, y allí lo alimentó con los cuervos como meseros.


Joel 2:1, 2, 10,12-21; 27-32



…“Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano….”


Es hora de tocar trompeta en Sion. Hora de anunciar las cosas que vendrán y el llamado al pueblo de Dios a estar preparado delante de El, en ayunos y oración.

…“Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones…”

Él ha preparado al pueblo que será el Azote de Dios para la humanidad. Es un pueblo que ya utilizó en el pasado para azotar a Israel por su desobediencia; ahora lo levanta en este tiempo para azotar a la humanidad.


…“Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor…”


Se acerca el día en que esta profecía se cumplirá al pie de la letra. Los hombres temblarán de miedo, porque sabrán que el tiempo ha llegado.


…“Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento….

“Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo….”

……¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios

El mensaje del Espíritu es claro: convirtámonos a Dios de todo corazón. No es tiempo de estar jugando al religioso. Es conversión genuina lo que pide Dios de nosotros.


Nuestra conversión puede atraer la bondad de Dios sobre nuestras vidas.


“…Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea.


Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.


Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?


Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo.”


El arrepentimiento sincero y la conversión genuina, la del corazón, mueve el corazón de Dios para la misericordia y la benevolencia para con los suyos.
“…Responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones.


Y haré alejar de vosotros al del norte, y lo echaré en tierra seca y desierta; su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental; y exhalará su hedor, y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas…”


El ayuno y la oración en la conversión al Señor, hará que El aleje al desolador de nuestras casas y de nuestras vidas. La respuesta del Señor no se hará esperar.



Él ha dicho “Clama a mí y Yo de responderé”. Dios no se está impávido ante el clamor de su pueblo. El ayuno y la oración mueven la mano de Dios.

Nuestra fe debe llevarnos a buscar su Rostro en ayuno y oración, creyendo que Él es galardonador de los que le buscan. Se nos ha enseñado mal, de que la fe debe llevarnos a confesar palabras huecas, para hacer que seamos rodeados de comodidades y bienes materiales. ¡No!

La fe es para buscar el rostro del Señor y que Él nos envíe su Palabra sobre la cual pararnos y confesar creyendo aquello que nos ha hablado.


“…Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas…”

En medio de las tinieblas; El hará prodigios a favor de su pueblo.


…“Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi
pueblo nunca jamás será avergonzado….”



Cuando El empiece a actuar y a hacer portentos a favor de su pueblo, entonces conoceremos que Él no nos ha abandonado, que en medio de la angustia Él está con nosotros. Serán días de grandes manifestaciones del Señor en medio de los suyos.









“…Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.









Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.


Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.

El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová…

Estos serán días del derramamiento del Espíritu de Dios como nunca se ha visto sobre la tierra. Serán días de gran avivamiento espiritual.

Las tinieblas sobre el mundo provocarán que los creyentes busquen el Rostro de Dios, buscarán su Presencia, y El responderá. Serán los días finales de la iglesia antes de ser levantada a los cielos.

Ella estará vestida de Gloria y Santidad. Seremos un solo pueblo ante El. Solo entonces seremos Arrebatados en las nubes para recibir al Señor. Y solo entonces es que se desatará el día espantoso del Señor.


¡Sí!


Lo que afirmo es que habrá un tiempo de oscuridad que la iglesia pasará. Será un tiempo en la cual la maldad reinará en el mundo, hombres y mujeres sin temor de Dios que obrarán bajo la influencia de Satanás y de sus huestes espirituales de maldad, en la cual la rebelión, la violencia, los homicidios, las violaciones, los saqueos, palizas, el terrorismo, etc. Se multiplicarán a nuestro alrededor.


Será tiempo de búsqueda del Señor con todo nuestro corazón. Será tiempo de conocer a Dios como nunca lo hemos conocido. Veremos su favor en nosotros. Veremos señales y prodigios a nuestro favor. Él nos guardará en aquellos días bajo sus alas, como la gallina a sus pollitos.


Será el tiempo entonces en que Dios tratará con su pueblo Israel.



“…Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.”


Será tiempo de salvación antes de que la iglesia sea levantada.

Hoy es el día de Salvación.

A aquellos que aún no hayan hecho su profesión de fe, es hora de hacerla.

Cristo debe ser levantado en nuestras vidas como Señor y Salvador. Dios envió a su Hijo al mundo para que todo aquél que en El crea, no se pierda sino que sea salvo.




El anuncio del Evangelio es éste:Dios Padre está pasando por alto nuestros pecados, al aceptar a su Hijo como nuestro Salvador. Cristo fue enviado al mundo, para morir en la cruz en nuestro lugar. El pecado nuestro llevó al Hijo de Dios a morir en la cruz.

Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecado. Cristo derramó su sangre para redimirnos para Dios. Para separarnos para El.

Todos estábamos muertos en delitos y pecados, pero Cristo nos dio vida juntamente con El, para que podamos vivir para Dios.

Cristo es nuestra esperanza de gloria. Es el Camino que Dios nos dio para llegar a El. No hay salvación en nadie más, sólo en Cristo.

Corramos a Cristo y obtengamos perdón de nuestros pecados y vida eterna. El tendrá cuidado de nosotros.

Fuente: A la Casa del Banquete iré

1 comentario:

  1. Dios nos escogió (elegidos) según la presciencia de Dios Padre....para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo. Y como Pedro advierte en su 1ª _Carta...para que según su grande misericordia nos hizo renacer para una ESPERANZA VIVA, POR LA RESURRECCION DE JESUCRITO DE LOS MUERTOS. Este es el día que hizo Jehová...día propicio para sus elegidos pero de juicio para los que le niegan. Bendito el Señor por unirnos por medio de su sacrificio vicario para una vida de fe y esperanza en él.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.