sábado, 15 de septiembre de 2012

EL gobierno israelí en pie de guerra


La guerra Israel - Irán tiene por lo menos cinco años de estar en proceso y quien mejor que Bibi Netanyahu que conoce muy bien al regimen de Teherán y su escatología apocaliptica del mesías de Alá, el Mahdi.

El tiempo de diplomacia se termino y solo es cuestión que Netanyahu de la orden de ataque y se cumpla la profecía del profeta Jeremías dada hace 2,500 años: Jeremías 49:34-39

Oremos por la Paz de Jerusalem y por el pueblo iraní para que conozcan al Rey de reyes y Señor de señores Jesucristo que también murió por ellos los musulmanes en la cruz.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, parece haber logrado el único objetivo de su visita a Washington. Presionar a Barack Obama y obligarlo a aceptar sin condiciones su proyecto de iniciar una nueva guerra en Medio Oriente


El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, parece haber logrado el único objetivo de su visita a Washington. Presionar a Barack Obama y obligarlo a aceptar sin condiciones su proyecto de iniciar una nueva guerra en Medio Oriente, con un eventual ataque en los próximos meses a la Republica Islámica de Irán a la que Occidente acusa de intentar de obtener armas atómicas, a través de su programas de desarrollo nuclear que de acuerdo a Teherán tiene fines pacíficos.


Esta guerra que se anuncia como inevitable por los medios israelíes desde mediados de 2011. Está ahora más cerca de convertirse en realidad, luego de que Obama claudicara ante la presión del lobbies israelí, que busca asegurar la subordinación de la política exterior de Estados Unidos al interés del estado judío. Irán es la obsesión del gobierno ultraderechista de Netanyahu, ya que aboga por un ataque preventivo a sus instalaciones nucleares. Sin embargo, el programa nuclear iraní es monitoreado permanentemente mediante cámaras e inspectores por la Agencia Internacional de Energía Atómica de la ONU, ya que Teherán es firmante del Tratado de No Proliferación de armas nucleares.

Según las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos, aseguran que Irán no está procurando fabricar armas atómicas ni tiene la capacidad de hacerlo. Sin embargo, Israel que se ha negado a firmar el Tratado de No Proliferación de armas nucleares y que tiene al menos 200 cabezas atómicas, pugna por atacar las instalaciones iraníes.

Benjamín Netanyahu y Barack Obama

El lobbies israelí encabezado por el comité de asuntos públicos americano israelí (AIPAC) celebro entre el 4 y 6 de marzo su conferencia anual. A ella asistieron el premier israelí Netanyahu y Obama, justo un día antes de su encuentro.

En la reunión bilateral, Obama aseguro que el “compromiso con la seguridad de Israel es solida como la roca… Los Estado Unidos siempre respaldaran a Israel en lo que hace a su seguridad”.

Así mismo enfatizo que Estados Unidos continuara con el “frente diplomático aumentando la presión de las sanciones, manteniendo todas las opciones”.

Obama aseguro que “la política no va a ser de contención. La política es evitar que Irán obtenga armas nucleares”. Netanyahu conoce los puntos de debilidad de Obama y amenaza con un ataque unilateral contra Irán sin avisar a Washington con antelación. Aunque los principales especialista de Estados Unidos y Europa concuerdan en que el ataque a las instalaciones iraníes excede la capacidad operativa de Israel. La estrategia de Netanyahu seria suscitar la represaría iraní, lo que obligaría a Estados Unidos a entrar en guerra para proteger a Israel.

AIPAC cuenta con una abrumadora mayoría a favor de Israel en el Congreso, además Netanyahu tiene el apoyo de influyentes grupos políticos ultra conservadores dentro del partido republicano y de las organizaciones fundamentalistas cristianas, que creen que la guerra contra Irán es el armagedón anunciado en la Biblia y que ese conflicto anticiparía la segunda venida de Cristo.

Sin embargo, la falta de evidencia que acredite una sospecha militar del programa nuclear iraní no supone un problema para los partidarios de una guerra que podría producir cientos de muertos y una contaminación radioactiva en todo Medio Oriente. Barack Obama concedió a Netanyahu, la justificación que estaba buscando al declarar que “Irán aun no tiene un arma nuclear ni está en posición de obtenerla sin que tengamos un tiempo considerable de que están haciendo el intento”.

La clave es el intento, ya que no necesitan evidencia y puede presumirse, como fue con la guerra contra Irak, en 2003, en la George W. Bush supuso la posesión de armas nucleares del gobierno de Saddam Hussein, lo que fue finalmente una mentira.

Publicado por Leonardo Gabriel Camarzana









No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.