martes, 4 de septiembre de 2012

EL ANTISEMITISMO EN LA IGLESIA

 

RECIBIDO DE Marta Figari de Punoš

Yo amo a Yeshúa: al Yeshúa Judío, a Yeshúa Ben Elohim. Mi salvador no es el Cristo Greco-Romano, ni el Jesús Germánico. No, mi salvador es el Mesías de la nación y del pueblo de los hijos de Yisrael. Yeshúa el judío, hijo de la virgen judía, circuncidado al octavo día, de la tribu de Yehudáh.
¿Ha reemplazado Dios a Israel por la Iglesia?

Por tanto, pregunto: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera!, porque también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura acerca de Elías, de cómo se quejó ante Dios contra Israel, diciendo: «Señor, a tus profetas han dado muerte y tus altares han derribado; solo yo he quedado y procuran matarme»? Pero ¿cuál fue la divina respuesta? «Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal». Romanos 11:1-4.

Ante la proliferación y exaltación exagerada e incorrecta de los símbolos hebreos, objetos y prácticas judías dentro de algunas iglesias evangélicas, vemos un grupo de hermanos, que en oposición a ello, expresan un desprecio encubierto por el pueblo de Israel. Sin mantener el equilibrio en este tema como corresponde a creyentes de un Señor nacido en Judea, entre los judíos, descendiente según la carne de este pueblo. Estos hermanos caen en el extremo de fomentar un sentimiento antisemita entre el pueblo de Dios. Revestidos de un lenguaje mentiroso y simulado: “amamos al pueblo de Israel“, no pierden la oportunidad para exacerbar el resentimiento que hay en muchos, tal vez por la indebida conducta de hermanos judíos que han exagerado en hacer gala de su ascendencia judía, como que si esto en la dispensación de la Iglesia, contara para algo (donde no hay diferencia entre el judío y el griego). El resentimiento está ahí, y estos no pierden oportunidad de incentivarlo. Pero quiero que por un momento piensen, Uds. mis queridos hermanos, como un judío: Saben el milagro tan grande que es que un judío se convierta a Cristo?

Los mayores ataques antisemitas el pueblo de Israel los ha recibido del mal llamado cristianismo. De acuerdo con el teólogo cristiano Carl Evans, “Desde los tiempos del Nuevo Testamento hasta el presente, es difícil encontrar un periodo en que la iglesia no haya actuado vergonzosamente con respecto a los Judíos. Estoy convencido que el antisemitismo ha sido una mácula tan poderosa y persistente, en gran parte debido al falso testimonio de la iglesia en contra de los Judíos”.

El pueblo judío esta dolorosamente consciente de nuestra Historia; y aun cuando Saddam Hussein amenazo con “quemar la mitad de Israel” en 1991, ellos simplemente lo equivalieron a él con el cristianismo, con sentimientos similares a los que Crisostomo, Lutero y otros hombres influyentes expresaron en sus escritos antisemitas. Aparte de este repudio histórico por todo lo concerniente a “ lo cristiano” que siente el pueblo judío, está el hecho espiritual, de que el mismo Dios le ha puesto a mi pueblo una venda, primeramente para que no entendiera el tiempo de su visitación como el Verbo Encarnado, y luego para que en este tiempo de la Gracia sus oídos y sus ojos sean cubiertos, hasta el tiempo de la Gran Tribulación, cuando ya luego de estas cosas toda Israel será salva. Dios les cegó el entendimiento para que viendo no vean, y oyendo no escuchen, y así poder hacer extensible la bendición a los gentiles. Porque la salvación al gentil viene por los judíos.

Es realmente un milagro que el pueblo de Israel acepte a Cristo como el Mesías. El pueblo judío es un pueblo testaduro, o duro de cerviz como lo describe la Palabra, no es fácil de convencer, todo lo argumentan, todo lo discuten. El testimonio histórico de los malos cristianos, ha creado un prejuicio que impide transmitir la verdad de Jesús. Sólo podremos ganar a los judíos para Cristo cuando ellos vean en nosotros el verdadero amor y la verdadera compasión de Jesús, así como una doctrina liberada del legalismo, pero impregnada del Espíritu de la Torá.

Los judíos se asustan de la conducta que tienen los cristianos en su forma de creer y vivir. ¿Ustedes creen que esta conducta de estos hermanos que se la pasan bombardeando a los hermanos judíos por los medios sociales de Internet, son un buen testimonio para el pueblo judío inconverso?. Ellos nos dicen: “ahí tienen su cristianismo, miren como los tratan sus dizque hermanos”.

Es bueno y es importante ALERTAR AL PUEBLO SOBRE CIERTAS PRACTICAS JUDAIZANTES DE ALGUNAS PERSONAS O GRUPOS, PERO ALGUNOS APROVECHAN ESTOS ESCRITOS PARA METER ENCUBIERTAMENTE EL VENENITO, EL ODIO AL JUDIO, MUY DESAPERCIBIDO PARA UN HERMANO GENTIL, PERO PARA NADA DESAPERCIBIDO PARA UN HERMANO JUDIO.

Desde el año 70 de nuestra era fuimos dispersados de la tierra de Judea, por el general Tito, desde esa época hasta 1947, anduvimos como parias en este mundo; despreciados, arrinconados, perseguidos, insultados, deportados, confiscados para no comenzar con el cuento que a muchos les aburre de los terribles exterminios que sufrimos a lo largo de la historia de la humanidad. Sabemos  descubrir el sentimiento antisemita por mas encubierto que este se presente, llevamos siglos viendo estaS práctica, casi 2 milenios, solamente en esta era.

El Señor nos doto de un sentido de supervivencia que no es normal. Que pueblo luego de haber sido dispersado y perseguido por 1877 años volvería como nación a su tierra? Solo el pueblo terrenal que Dios escogió para mostrar Su Gloria entre las naciones de la tierra, la Nación Eterna; primeramente sabemos que nos preservó Dios para su propósito eterno, nos guardó, nos mantuvo Eloheino como nación, pero también nos doto de herramientas para poder sobrevivir, como ese sentido de supervivencia muy, pero muy desarrollado, por el cual entendemos y percibimos inmediatamente, cuando viene la persecución; y en el caso que nos atañe, captamos cuando hay una denuncia sana de una utilización indebida de símbolos hebreos y costumbres judías en nuestras iglesias evangélicas, y cuando hay una denuncia que lo que lleva en su trasfondo es una incitación al odio entre hermanos.

Quiero terminar esta nota con un comentario de nuestro hermano Mario Fumero, un hombre sano que en verdad ama al pueblo de Israel: “Si un israelita se convierte al Señor ¿Deberíamos obligarle a renunciar a su herencia judía? De ninguna manera, al contrario, debemos respetar sus costumbres como ellos deben respetar las nuestras. El Evangelio nos conmina a ser como somos, dejando tan solo “la vana manera de vivir que heredamos de nuestros antepasados” (1 Pedro 1:18). Si el judío cristiano desea guardar el sábado, pues adelante, su condición judía justifica tal acción ¿Acaso no lo hicieron los judíos cristianos en la época apostólica? Si este judío converso desea llevar la kipa, y conservar algunas costumbres judías, ¿Qué debemos de hacer? Pues nada. Respetar sus tradiciones en aquello que no entre en conflicto con los principios del N.T. Quizá alguno diga, ¿Por qué eres tolerante con los judíos cristianos y no aceptas que un cristiano gentil se haga judío en sus prácticas? Porque el evangelio no impone cultura, sino cambio de actitud. Cada uno debe actuar de acuerdo a su costumbre, para no ser por escándalo a los débiles.

San Pablo enseña en 1 Corintios 9: 19-22: “Por lo cual, siendo libre para con todos, me he hecho siervo de todos por ganar a mayor número. Heme hecho a los Judíos como Judío, por ganar a los Judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, por ganar a los que están sujetos a la ley; A los que son sin ley, como si yo fuera sin ley, (no estando yo sin ley de Dios, mas en la ley de Cristo) por ganar a los que estaban sin ley. Me he hecho débil a los débiles, por ganar a los débiles: a todos me he hecho todo, para que de todo punto salve a alguno”.

Fuente: contralaapostasia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.