miércoles, 22 de agosto de 2012

La Cúpula de Hierro de Israel y los cambios geopolíticos en Medio Oriente

 

El pasado 19 de agosto, Israel emplazó elementos del sistema de defensa antimisiles táctico Cúpula de Hierro (Iron Dome) en la frontera con Egipto.

Creado con ayuda de EEUU, este sistema ha sido instalado en los tramos mas peligrosos de la frontera del país. Además, se emplea en la parte central para la protección del sistema nuclear en el desierto de Nehev. La situación en los límites meridionales del Estado judío se agudizó especialmente después de las provocaciones armadas, lanzadas en Sinaí, por extremistas islámicos, egipcios y palestinos. El despliegue de nuevos sistemas tácticos antimisiles, en la frontera con Egipto, puede augurar cambios venideros serios del cuadro político en la región.

La “primavera árabe”, que ya provocó cambios radicales en el rostro político de muchos países de la región, amenaza con desatar procesos de mayor envergadura, que en perspectiva, entrañan un cambio total de la correlación de fuerzas en Oriente Próximo. El primer campanazo de advertencia sobre la aproximación de esos cambios fue el agravamiento de la situación en Sinaí. En perspectiva, la inestabilidad en la península puede conducir a una guerra, considera Evgueni Satanovski, presidente del Instituto de Israel y del Medio Oriente:

—Egipto no controla la península de Sinaí. Las autoridades egipcias hacen demostraciones de que intentan combatir el extremismo en Sinaí, por cuanto diferentes agrupaciones armadas tanto terroristas, como criminales, e incluso bandas de beduinos, partiendo de intereses propios atacan abiertamente los puestos fronterizos egipcios. Pero esas declaraciones de las autoridades egipcias no son más que una demostración. Lo que si es notorio es que continuamente, el gobierno de Egipto declara que planea cambiar las condiciones del tratado de Camp David, que restablece la soberanía de Egipto sobre la península de Sinaí. En violación de ese tratado, la incursión en esa zona de carros blindados y de la aviación egipcia no fue acordada con Israel, que no ha dado su visto bueno. Una vez mas, en contra del Tratado de Camp David, cesaron los suministros energéticos desde el delta del Nilo, en particular de gas. Las quince explosiones en la tubería en un año demostraron que, Egipto no controla siquiera ese importante canal de exportación, indispensable para la supervivencia de la república egipcia. En consecuencia, los israelíes se preparan para una guerra, bien contra agentes iraníes, teniendo en cuenta que actualmente en la península de Sinaí Irán controla las células de “Hezbullah” para con su ayuda tomar a Israel con unas tenazas por ambos lados. O prepararse para una guerra contra los terroristas de “Al Qaeda”, que también son dueños de una buena parte del norte de Sinaí.
Con toda su relevancia, la amenaza de Egipto es tan solo uno de los numerosos peligros que afronta Israel. La situación del Estado judío puede agravarse bruscamente en caso de que los islamistas radicales, respaldados por Turquía y países del Golfo Pérsico, lleguen al poder en Siria. Pues, en ese caso, Israelí se verá ante la necesidad de defenderse en todos los frentes. Los planes de impedir una evolución semejante de los acontecimientos puede llevar a la aparición de alianzas tácticas inesperada, considera el politólogo Stanislav Tarasov:

—Sabido es que las relaciones entre Israel y Turquía son muy tensas, que Turquía está enfrascada activamente en el conflicto sirio y en alianza con Arabia Saudita y Qatar despliega acciones para derrocar el régimen de Asad. En estas condiciones, Israel puede brindar cierto apoyo encubierto al presidente Asad. Y lo mas interesante es que para Israel podría aparecer una coalición hasta cierto punto atrayente. Partiendo de que Israel respalda al presidente Asad, que Irán también apoya Asad y que Israel estudia la posibilidad de un ataque a Irán, puede aparecer una interesante confederación, un bloque entre Israel, Siria e Irán con la posibilidad de que el ataque a Irán quede descartado. De esta manera, los anuncios de Israel de instalar sistema de cohetes en la frontera con Egipto, es en general uno de los indicios de que la situación política en la región del Gran Oriente Próximo está experimentando cambios cualitativos serios.

Valga destacar que, en el pasado ya tuvo lugar una alianza táctica irano-israelí, cuando Israel brindó apoyo secreto a Teherán durante la guerra con Iraq. Aquel respaldo fue posible, no obstante la retórica antisionita de la dirigencia de la República Islámica. En las condiciones de hoy, cuando Irán e Israel tienen un interés común, impedir la caída de Bashar Asad, escenario desfavorable en igual medida para ambos, la variante de una alianza no es tan irreal. Si resulta difícil señalar cómo a largo plazo influirá en las relaciones entre Israel e Irán, teniendo en cuenta otros comportamientos de Teherán en las fronteras con el Estado judío.

Fuente: Lavozderusia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.