lunes, 2 de julio de 2012

"Iglesia XXX" rescata adictos a la pornografía


Resulta paradójico vincular tres letras equis –sinónimo de pornografía– con la palabra inglesa “church” (iglesia).


Hace diez años, el pastor Craig Gross fundó el ministerio cristiano “XXXChurch”. Su objetivo era que Dios llegase a la gente que consume y trabaja en la industria de la pornografía. Con este fin, Gross y su equipo alquilaron un stand en una gran convención porno en Las Vegas en 2002. Desde entonces, no han parado de ir a festivales de cine para adultos a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Dios en la “ciudad del pecado”

Desde “XXXChurch” explican que no acuden a los festivales porno o a ciudades como Las Vegas –a la que definen como “Sin City” (Ciudad del Pecado) para hacer una iglesia, sino “para ser Iglesia”. Hablan de Dios con turistas y trabajadores de salas de striptease. “Queremos mostrar a Cristo a cada persona en Las Vegas, ya sea gente adinerada, turistas o recién casados”, afirman.

Además de recorrer ciudades, este ministerio cristiano desarrolla su actividad en internet. Se definen como “el primer sitio web diseñado para crear conciencia y ayudar a los afectados por la pornografía”. Una web que cuenta con testimonios en vídeo, textos y consejos, y en la que priman valores como el arrepentimiento, el orden o la comprensión.

Desde su creación, “XXXChurch” ha regalado miles de libros en cuya portada se puede leer la frase “Jesus Loves Porn Stars” (Jesús ama a las estrellas porno). Al abrirlo, la persona se encuentra con un ejemplar del Nuevo Testamento. Explican que no pretenden dar un sermón, sino entablar una conversación individual con aquellos que se acercan y ofrecerles una alternativa cristiana a su forma de vida. “Si usted está en la industria del porno o es adicto a ella, nosotros estamos aquí para ayudarle”, indica Gross.

Fuente: Mundocristiano.tv

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.