miércoles, 11 de julio de 2012

Hacia un Estado quebrado

Esto aplica a todas las naciones del mundo. Todo es deuda y más deuda...

PUBLICADO EN DIARIO EL TIEMPO JULIO 9 DEL 2012

 El mundo se debate en una crisis financiera de proporciones alarmantes. Todas las economías fuertes están al borde del colapso, y las perspectivas futuras económicas parecen ser muy negativas para Europa y Estados Unidos. En medio de todo este desbarajuste, Honduras experimenta un endeudamiento y déficit alarmante, que la coloca al borde de la quiebra, pues el Estado no tiene los recursos necesario para satisfacer todas las demandas salariales de su gran burocracia, la cual funciona ya con déficit.

Cuando el Estado acepta la solicitud de mejoras salariales a un gremio determinado de su maquinaria gubernamental, automáticamente obtiene el efecto dómino. Ejemplo: Se le aumenta a los maestros, y después las enfermeras reclaman su derecho, al complacerles sus demandas, entonces vienen los empleados de salud a pedir sus mejoras, y así sucesivamente, lo que lleva al gobierno a un lento endeudamiento, porque se ven obligados a dar lo que no tienen. 
Por otro lado, el producto interior bruto (PIB) baja considerablemente, mientras la factura petrolera aumenta, las empresas, agobiadas por los impuestos, se van a paraísos fiscales, y la corrupción de algunos empresarios, que llevan doble contabilidad y declaran perdidas en medio de las ganancias, alientan el déficit estatal. Después viene el congreso y decreta perdonar la deuda a los empresarios moroso con le ENEE, y ordena desembolsos para ejecutar proyectos o  aumentos para los cuales no hay fondos en las arcas del estado, con lo cual se le da el tiro de gracia a la economía del gobierno. Después vienen las huelgas y paros, que ocasionan pérdidas millonarias con la toma de carreteras. En conclusión, al unir los problemas nacionales, con la realidad internacional, descubrimos que vamos hacia un desastre financiero a corto plazo, y el próximo gobierno heredara un país quebrado en su economía.
 
En la medida que nos endeudamos, nos empobrecemos, y nos hundimos en la miseria. Pero ¿Cómo salir de este atolladero? Es necesaria una política familiar, social y estatal que se ajuste a la realidad económica de la nación. Somos un país pobre y debemos aceptarlo, y vivir como tal. Debemos ajustar nuestra economía y nuestro estilo de vida a la realidad existente. No podemos derrochar los pocos recursos que tenemos. Debemos fortalecer la agricultura. Solo así podremos subsistir en medio de un déficit alimenticio a nivel mundial. Debemos programar los gastos de acuerdo a nuestros ingresos, y no caer en la trampa del préstamo o crédito fácil. El gobierno debe racionalizar sus recursos, reducir la burocracia y hacer más eficiente la funcionabilidad del estado, combatiendo la corrupción interna (los políticos corruptos) y la externa (la evasión de impuesto) para poder mantener a flote la economía nacional. La corrupción es un factor detonante en la crisis existente, pues el robo descarado de los fondos del Estado ha venido sangrando a la nación en los últimos 20 años.
 
Es necesario frenar la voracidad de algunos gremios, y persuadirlos para aceptar que vivimos tiempos difíciles en lo económico a nivel mundial. Desarrollar una política de austeridad, para reducir tanto el gasto público como la burocracia en áreas en donde no es necesaria. Necesitamos crear un clima de tranquilidad para alentar el turismo y fortalecer la industria, ganadería y agricultura. En fin, desarrollar políticas restrictivas en ciertas áreas, para salvar al país de la quiebra, facilitando la inversión, y estableciendo leyes que promuevan el consumir lo que el país produce.
 
Si aumentamos la producción nacional y disminuimos la exportación, podremos estabilizar la economía nacional. Es imprescindible una re-ingeniaría total del Estado para hacer frente al panorama sombrío que se avecina. De lo contrario, terminaremos sumidos en una mayor pobreza y veremos como fruto de ello, una mayor convulsión social y política. El Señor nos ayude.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.