martes, 10 de julio de 2012

Campaña publicitaria confronta con mensaje de cambio


Desde Asia hasta el Medio Oriente, una campaña de vallas publicitarias y televisión ha enfrentado a millones de personas con un mensaje de cambio. La campaña recientemente saturó la tercera ciudad de la india diciendo que hay "poder para cambiar". Y alcanzó a más personas en pocas semanas que las iglesias locales podrían alcanzar durante muchos años. 

La ciudad de Hyderabad es el centro de alta tecnología para la India. Pero pese a sus avances tecnológicos, la población sufre los mismos problemas que han afligido a la humanidad durante siglos.
“Están deprimidos, están oprimidos. Tanta gente en tantas situaciones difíciles y están pensando que mi vida nunca podrá cambiar, siempre será igual. Pero este mensaje, esta campaña les puede traer esperanza. Sí, hay un poder que puede cambiar tu vida”, dice el Dr. Sushruth Pradhan, de Ministerios Refreshing International. 

"Poder para cambiar" se divulgo en los buses, taxis y vallas publicitarias.
Los comerciales de radio y televisión contaron los cambios dramáticos ocurridos en personas como Peter Samuel, de Ministerios Bethel, antes un alcohólico y ahora un pastor.
“Pensé que era la mejor manera de honrar a mi Dios que me dio una nueva vida hace 18 años. Fue un gran gozo contar al mundo, aquí es donde estaba. Probablemente hubiera muerto en una zanza donde nadie sabría quien era Peter Samuel, pero fue Dios el que me levantó de esa situación y me colocó aquí”.
Estos testimonios dramáticos dieron a las iglesias un poderoso instrumento nuevo para alcanzar a la ciudad.
Según el director de Ministerio de Medios Gran Comisión, Hannu Haukka, las campañas de medios pueden saturar las áreas urbanas no alcanzadas. 

“No estamos llevando a la gente a un estadio. Con las iglesias estamos saliendo a toda la ciudad. Diez millones de personas en la ciudad, diez millones de personas que buscamos. Y cuando termina la campaña deberemos haber llegado al noventa por ciento de los diez millones”.
Miles de llamadas llegaron al centro telefónico de la campaña, pidiendo el libro con historias de vidas cambiadas por Dios.
“Tenemos 60 teléfonos que están sonando constantemente. Cuando finaliza la campaña habremos recibido cien mil llamadas de personas que han pedido el libro. Estamos hablando de hindúes, musulmanes, en la ciudad de Hyderabad. Es algo que las iglesias jamás han visto en esa ciudad”, dice Haukka.
Los líderes de iglesia ya están hablando de nuevas visitas, y sus congregaciones se han vuelto más activas.
“Y nuestra juventud está emocionada. En este momento algunos están yendo a diferentes hogares para regalar el libro a los que han llamado. Hay algunas personas que han visitado nuestra iglesia por esta campaña y por este libro regalado”, dice Pradhan. 

“Estaban dispuestos y felices de ir y regalar esos folletos, y se sentían cómodos al hablar a los no cristianos y decirles, llamen a este número y consigan el libro y verán lo que les venimos diciendo desde hace tiempo. De esa manera Poder para Cambiar nos ayudó a compartir a Cristo con otros”, comparte Peter Samuel.
Durante diez años, el ministerio finlandés de Haukka ha llevado la campaña poder para cambiar a más de sesenta ciudades, entre ellas la ciudad de Nazaret donde vivió Jesús. Allí se enfocaron en la población árabe y rusa, y a pesar de la resistencia de los judíos ortodoxos, centenares de familias judías pidieron el libro de testimonios. 

Haukka expresa sobre su visión: “Yo creo que Dios regaló los medios a la iglesia. Y junto con las iglesias en nuestras ciudades estamos usando los medios de una manera que no se ha visto antes. Es poderoso ocupar todos los medios en concierto por treinta días, difundiendo ese mensaje. Es algo que antes no ha ocurrido”.
Concluida la campaña de Hyderabad, Haukka espera lanzar campañas en Irak, Nepal, y otra ciudad india este año. Y exhorta a la iglesia a usar todas las herramientas a su alcance para difundir el evangelio.
“Les aseguro que ni Moisés ni David ni Josué resucitará para pelear nuestras batallas. Somos nosotros, el Cuerpo de Cristo en esta generación, o no hay nadie. Somos el plan A. Esa es la buena noticia. Y la mala noticia es que no hay un plan B”, concluye Haukka. 

Fuente: Mundocristiano.tv

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.