lunes, 25 de junio de 2012

Oleada de canibalismo aterroriza la sociedad mundial

 La horripilante historia del chino, Zhang Yongming, antropófago de cincuenta y seis años, estremeció al mundo a finales del pasado mes de mayo.

En manos de la policía cayó el caníbal culpable de la muerte de una veintena de jóvenes. Después llegó la noticia del canadiense, Luka Rocco Magnotta, actor de cine porno de Montreal, que mató y devoró a su amante, Lin Jung. En Miami, el caníbal, Rudy Eugene, fue sorprendido y muerto a tiros por la policía mientras masticaba la cara de su víctima Ronald Poppo, una persona sin hogar. En 2011, en Rusia fue detenido por homicidio y canibalismo el joven cocinero de Murmansk, Ivan L., de veintiún años, que había conocido a su futura víctima a través de una red social. La mató en la primera cita, la desmembró y grabó en video varias recetas culinarias para preparar carne humana. En vista de que los casos de canibalismo se han hecho más frecuentes, algunos parlamentarios de la Duma de Estado proponen prohibir legalmente cualquier mención de este fenómeno en los medios de comunicación, en horarios de máxima audiencia, argumentando que la mezcla de horror y asco hipnotiza al público haciéndolo seguir con morbosa curiosidad las historias de caníbales. De la misma manera, los niños escuchan con miedo e interés los cuentos de ogros.

Cabe señalar que el canibalismo no ha sido considerado siempre como algo prohibido e inmoral. Hasta hace poco, algunas tribus africanas tenían la costumbre de comer a sus enemigos derrotados. En Papúa Nueva Guinea, era un gran honor poder comer el cerebro de un familiar difunto. Esta costumbre incluso se llevó a la pantalla dando origen a las películas sobre zombi. Las bacterias que viven en un cerebro descompuesto provocan la enfermedad del kuru que afecta el sistema nervioso del hombre, haciéndole temblar las extremidades. Los enfermos del kuru sirvieron de prototipo para los zombis de cine. En la Europa medieval, se comía a niños, y una prueba son los cuentos populares. La causa era el hambre. Hoy en día, el canibalismo tiene sus orígenes en enfermedades psicóticas, depresión y disgregación de la personalidad. Según asevera la Dra. Clancy McKinzey, destacada psicóloga y especialista de renombre mundial en esquizofrenia y salud mental, el canibalismo es el resultado de un trauma especialmente vivido en la infancia, posiblemente debido a un largo período de separación de la mamá o incluso al nacimientos de hermanos menores:

—Hice mis primeros estudios en 1966 bajo la tutoría de un psicólogo infantil que afirmaba que las raíces de la esquizofrenia infantil se remontan a los primeros dieciocho meses de la vida del niño. Más tarde verifiqué esta información con mis pacientes mayores de edad y encontré que más de la mitad de ellos tenían un hermano o hermana menor, un año y medio más joven que ellos, y que los pacientes con depresión psicótica tenían hermanos dos años y medio más jóvenes que ellos.
Otro factor que puede impulsar el canibalismo es una pasión dolorosa y el deseo de poseer al máximo a otra persona. Éste fue el caso del psicópata canadiense, Luka Rocco Magnotta, que se comió parte del cadáver desmembrado de su amante, enviando el resto por correo a la oficina del Partido Conservador de Canadá.
Una de las causas más seguras de la antropofagia es la frustración, la desilusión y las ambiciones no realizadas. McKinzey cita el ejemplo de Gary Heydnik, prototipo del asesino maniático Buffalo Bill de “El silencio de los corderos”. McKinzey fue la principal psicóloga forense en la investigación de este caso. Pasó más de cien horas conversando con Heydink sobre su pasado y, finalmente, llegó a la conclusión de que la atracción por el canibalismo surge en Heydnik a la edad de un año y medio, cuando nace su hermano menor Terry:

—Heydnik fue acusado de violaciones, homicidios, torturas, canibalismo, violencia y racismo. Pero todos estos cargos fueron producto de la imaginación de las personas que lo acusaron. Su única motivación fue el deseo de tener hijos. Él era un enfermo mental que había perdido cuatro hijos.
La teoría de que los trastornos mentales son causados principalmente por traumas infantiles es bastante popular, pero no la única correcta. El presidente de la Asociación de Psiquiatras Independientes de Rusia, Yuri Savenko, sostiene que en el mundo contemporáneo, los problemas de la infancia ya no pueden ser un pretexto universal. La mayor causa es la disgregación de la personalidad por abuso de sustancias psicotrópicas.

—Todos los años se dan muchos casos de canibalismo. Por lo general, entre alcohólicos degradados con personalidad descompuesta al devorar a alguien de su compañía a manera de diversión. El alcoholismo y la drogadicción no destruyen el intelecto y la memoria tan pronto como la moral. La gente con personalidad descompuesta llega a cometer cosas que son tabúes absolutos en la sociedad normal.

Muchos de estos caníbales se justifican diciendo que sus víctimas ya han perdido la calidad de seres humanos, por lo que pueden ser consumidos como carne. Hay también otra teoría que atribuye el canibalismo a las psicosis originadas por el estilo de vida contemporáneo. Una persona psicológicamente inestable puede tratar de copiar a los personajes de películas de horror. Algunos cometen masacres siguiendo escenarios de juegos de computador. Otros atacan a gente en la calle, como, Rudy Eugene, de Miami, que agredió a un hombre sin casa dormido en la acera y empezó a comérselo vivo, hasta que la policía lo mató a tiros. Cualquier teoría puede fallar, pero los psicólogos coinciden en que la mejor forma para evitar los trastornos mentales es leer, practicar deportes, ser social y llevar una vida saludable.

Fuente: lavozderusia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.