martes, 26 de junio de 2012

Merkel, tajante en una supuesta declaración: "No habrá deuda conjunta en la Eurozona mientras yo viva"



La propuesta que Bruselas quiere llevar a la cumbre europea de este jueves y viernes no ha sentado nada bien en Alemania.


El documento, elaborado por el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, en colaboración con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pide avanzar hacia una mayor integración financiera, presupuestaria y económica, e incluye un mayor control sobre los presupuestos, eurobonos a medio plazo y un Tesoro europeo a largo. Consulte aquí el documento elaborado por Van Rompuy y Barroso (.pdf)

Pero la propuesta no ha gustado a la canciller alemana, que ha vuelto a rechazar de forma tajante la emisión de eurobonos. Angela Merkel habría señalado hoy que mientras ella viva no habrá en la Eurozona una responsabilidad compartida de la deuda, según una fuente del partido FDP, socio de la coalición del gobierno que cita Reuters.

Alemania no está dispuesta a aceptar mecanismos que supongan una mutualización de la deuda en la Eurozona, lo que perjudicaría al propio país (que se financia a un coste irrisorio) si los socios del euro no ceden más soberanía a Bruselas.

La canciller también habría señalado que no esta dispuesta a aceptar una deuda compartida en Alemania -emisión de bonos alemanes conjuntos-, según los comentarios citados por participantes en una reunión con el partido FDP.

Barroso ha presentado hoy los principales elementos del informe. La mayor integración económica de la zona euro irá por fases, comenzando rápidamente por la unión bancaria, que no requiere un cambio de tratados.

El presidente del Ejecutivo comunitario ha señalado que la unión bancaria "puede lograrse rápidamente" sin cambio de tratado, y ha señalado que este elemento "es necesario" porque "la crisis ha revelado crudamente el nivel de la insuficiente coordinación de la supervisión bancaria".

También ha avanzado que la CE presentará, en los próximos meses, propuestas para crear un supervisor común europeo y un sistema común de garantía de depósitos y de resolución de bancos.

La unión presupuestaria o fiscal sí puede necesitar un cambio de Tratado, un proceso que requiere unanimidad de los Veintisiete, por lo que no se aventuró a ponerle un plazo en el tiempo. Esta unión prevé un marco presupuestario integrado que implica tomar más decisiones en la UE y avanzar hacia la emisión de deuda común.

Fuente: Eleconomista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.