lunes, 21 de mayo de 2012

Sudáfrica: "Nación del Arco Iris"

Podría decirse que hay pocos lugares peores para ser homosexual que África. Actualmente, más de dos tercios de los países africanos tienen leyes que criminalizan los actos homosexuales y en todo el continente, el encarcelamiento, el asesinato y el abuso de personas homosexuales se ha convertido en parte de la estructura de la sociedad.
Así que, para muchos africanos, la 'Bandera del Arco Iris', que en el siglo XXI se erigió como uno de los símbolos más poderosos y reconocibles del movimiento en defensa de los derechos de los homosexuales, es algo desconocido.
Ahora, empresarios del sector turístico en Sudáfrica quieren transformar a la "Nación del Arco Iris" en un refugio seguro para viajeros gays y lesbianas.
Ciudad del Cabo espera superar a Río de Janeiro, Toronto y Tel Aviv y convertirse en el destino gay por excelencia. De esta manera, la ciudad ganaría una gran porción del mercado del "turismo rosa" que está valorado en unos US$80.000 millones en todo el mundo.

"Destino deseado"

Sudáfrica tiene el único hotel del continente abiertamente gay.
Las ocho habitaciones dobles del Amsterdam House, en Ciudad del Cabo, fundado en 1988, están casi siempre completamente reservadas.
El director del hotel, Lourens Botha, dice que otros negocios se benefician del flujo regular de visitantes homosexuales.
"Otros hoteles han experimentado un retroceso", señala Botha. "Pero nosotros tenemos trabajo constantemente y contamos con un alto índice de homosexuales que vuelven a nuestro local".
Imagen de un mercado
El llamado turismo gay genera beneficios para muchos negocios.
"En Sudáfrica hemos tenido nuestros desafíos. Bajo el apartheid no podías admitir que eras homosexual. Si lo hacías, te perseguían y te encarcelaban".
"Esto pasa ahora en otras partes de África pero nuestra libertad nos permite ayudar a otros gays africanos".
"Hoy en día dirijo un hotel donde hombres abiertamente homosexuales procedentes de toda África vienen y se sienten cómodos. Están sorprendidos de lo relajadas que son las cosas aquí".
"En sus países de origen, enfrentan persecución, violencia e incluso la muerte, pero aquí, aunque estén sólo de vacaciones, pueden ser libres".
El año pasado, una encuesta realizada por la publicación Out There, viajeros estadounidenses calificaron a Sudáfrica como el tercer destino de viaje "más deseado".
Ciudad del Cabo, donde se dice que el 10% de todos los turistas que visitan la ciudad son homosexuales, también se ganó el estatus de una de las ciudades favoritas del mundo en la revista Out and About.
Según la Asociación Global de Viajes de Gays y Lesbianas (IGLTA, por sus siglas en inglés), Sudáfrica y Ciudad del Cabo en particular pronto podrán hacer realidad su ambición de convertirse en el destino número uno en el mercado gay.
Sólo el año pasado, cerca de 200.000 turistas gays visitaron Ciudad del Cabo en vacaciones.

Caminar en las playas

Naciones Unidas destaca a Sudáfrica como destino gay

La Organización de Naciones Unidas para el Turismo Mundial destacó a Sudáfrica en su informe global de turismo lésbico, gay, bisexual y transgénero.
El informe constataba que las actitudes progresistas de Sudáfrica, así como ocurrió en Argentina, India, España y México, habían atraído al público gay en manada.
Citaba eventos tales como el Orgullo Gay, el Carnaval Pink Loerie, el festival de cine 'Out in Africa', los proyectos Mother City Queer y el concurso de Mr. Gay Sudáfrica como algunas de las razones para explicar su popularidad.

Las leyes y la Constitución de Sudáfrica han ayudado a que todo esto fuera posible.
Sudáfrica fue el primer país de África en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y el quinto en hacerlo en todo el mundo.
En la actualidad, la "Nación del Arco Iris" permanece como el único país del continente africano que acepta las relaciones homosexuales, después de que los derechos de los gays fueran consagrados en la Constitución post-apartheid, elaborada hace 19 años.
Eugene Brookman, de IGLTA Sudáfrica, coincide en opinar que el país se está transformando en un remanso de paz para los homosexuales de todo el continente.
"La popularidad de la 'Nación del Arco Iris' entre los viajeros homosexuales se debe a las leyes liberales y al hecho de que es el único lugar en África donde puedes ser abiertamente homosexual".
"Puedes caminar en las playas, ir de safari y comer en un restaurante como pareja homosexual".
"Atraemos también a homosexuales de toda África y, para aquellos que están obligados a recluirse en el armario en sus países de origen, Sudáfrica es un lugar liberador", subraya.

Permanecen los prejuicios

Violaciones correctivas
Lesbianas en Sudáfrica y otros países vecinos corren el riesgo de ser víctimas de las "violaciones correctivas".
Pero no todo el mundo está cómodo con esta actitud progresista.
Hay informes que señalan que la Casa Nacional de Líderes Tradicionales, que asesora al gobierno en costumbres tradicionales de los grupos étnicos, ha pedido al parlamento que limite los derechos de gays y lesbianas.

Sin embargo, el periódico City Press dice que el gobernante Congreso Nacional Africano está comprometido con la igualdad y el derecho a la libre expresión de la sexualidad.
Fanney Tismong, un prestigioso director de cine radicado en Johannesburgo y especializado en cuestiones homosexuales y en la vida en los barrios segregados, dice que se han alcanzado grandes logros en Sudáfrica, pero reconoce que todavía hay prejuicios profundos en muchas partes del país.
Explica que las lesbianas en Sudáfrica todavía son víctimas de las llamadas "violaciones correctivas" y muchos homosexuales en los distritos segregados viven con miedo a los asaltos sexuales o asesinatos.
Más de 30 mujeres han sido asesinadas en Sudáfrica en los últimos dos años por su sexualidad.
"Hemos establecido un festival de cine gay, Out in Africa, que nos sirve de plataforma para dar a conocer cuestiones relacionadas con parejas del mismo sexo, y estos temas se discuten ahora abiertamente en los medios y en la sociedad".
"Como consecuencia, las parejas gays reciben cada vez más apoyo en Sudáfrica".
"Pero todavía hay asuntos pendientes, particularmente para la comunidad lésbica en el país, que ha padecido una discriminación escandalosa".
"Estamos avanzando y estamos solos en comparación con el resto de África, pero todavía no hemos llegado al final del arco iris".

Fuente: BBCMundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.