martes, 22 de mayo de 2012

Humanismo vs Espíritu Santo


Por: Edwin Chacón
 
Quizá usted ya ha escuchado en la escuela, colegio, en sus clases de la universidad, en la Televisión, en algún curso de autosuperación o aún en su iglesia, alguna de las siguientes frases:
  1. Tu puedes
  2. Eres un gran campeón
  3. No tienes limites
  4. Eres poderoso,
  5. Eres capaz,
  6. Eres importante,
  7. Lo puedes hacer y lo harás,
  8. Eres el número uno en tu vida,
  9. El control de tu vida lo tienes tu,
  10. Doy a mi vida una finalidad y un destino,
  11. Soy la fuerza del amor,
  12.  Me amo y me acepto tal como soy,
  13.  Escucho mi voz interna. Ella me habla,
  14.  Encuentro dentro de mí lo que busco,
  15.  Entiendo que de mí depende el crear el cielo en la tierra,
  16.  No soy inútil, sino alguien todopoderoso
  17.  Descubre el campeón que está en ti
  18.  etc, etc, etc.
En estas últimas décadas se ha popularizado el concepto del “Yoismo” o sea el mundo girando a mí alrededor, yo como centro, en pocas palabras, todo lo que necesito para alcanzar el optimo desarrollo esta dentro de mi mismo. Lo cual no es de extrañar, por que ya nos lo había advertido el apóstol Pablo en: 2 Timoteo 3: 1-4 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos,  avaros,  vanagloriosos,  soberbios,  blasfemos,  desobedientes a los padres,  ingratos,  impíos, sin afecto natural,  implacables,  calumniadores,  intemperantes,  crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores,  impetuosos,  infatuados,  amadores de los deleites más que de Dios”.
  • 1     Amadores de si mismos: Sólo importo yo y nadie más.
  • 2     Vanagloria: Jactancia y presunción de los propios méritos o cualidades.
  • 3     Soberbio: Altivo, arrogante, muy grande o importante, orgulloso.
  • 4     Infatuar: Pavonear, engreír, envanecer, ensoberbecer.
Tristemente ya no se confía en el Espíritu Santo para que produzca los cambios necesarios en las vidas de los creyentes, ya no se busca la guía del Espíritu Santo para tomar decisiones trascendentales, ahora se confía en las habilidades humanas, ya no se dice: Hechos 9:31 “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea,  Galilea y Samaria;  y eran edificadas,  andando en el temor del Señory se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.”
Ahora las iglesias son fortalecidas y guiadas por hombres especialistas en la motivación personal y empresarial. Todo esto apunta a fomentar la independencia del hombre que desea vivir a espaldas de Dios. Un ejemplo en la Biblia de autosuficiencia y su resultado en la vida del Apóstol Pedro. Mateo 26:31  “Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche;  porque escrito está: Heriré al pastor,  y las ovejas del rebaño serán dispersadas”.

Mateo  26:33  “Respondiendo Pedro,  le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti,  yo nunca me escandalizaré.” Mateo 26:35  “Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir contigo,  no te negaré. Y todos los discípulos dijeron lo mismo”.  En este pasaje podemos observar a Pedro dejando en claro que aunque todos los demás se avergüencen del Señor, el  no lo hará, dando a demostrar que el si tenia la capacidad para mantenerse firme, pero no por la fortaleza del Señor, sino por la propia.

¿Cuál fue el resultado de la jactancia de Pedro? Mateo 26:74  “Entonces él comenzó a maldecir,  y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo”. Mateo 26:75  “Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús,  que le había dicho: Antes que cante el gallo,  me negarás tres veces.  Y saliendo fuera,  lloró amargamente”.

1Co 10:12 “Así que,  el que piensa estar firme,  mire que no caiga”.
Pablo advierte solemnemente contra la autosuficiencia en torno a la propia moralidad (estar firme por mi propio esfuerzo) y su resultado (caer).
Pro 16:18  “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.”
Soberbia / altivez: Sentimiento de superioridad que lleva a presumir de las cualidades o ideas propias y menospreciar las ajenas.

Siempre debemos recordar:
2Co 4:7  “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro,  para que la excelencia del poder sea de Dios,  y no de nosotros”, si sabemos que el poder es suyo, no nuestro, podemos evitar que el orgullo se apodere de nosotros. Esto nos motiva a mantener un contacto diario con Dios, nuestra fuente de poder.

Click aquí para seguir leyendo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.