miércoles, 2 de mayo de 2012

EL MUNDO CONQUISTANDO LA IGLESIA

El rompecabezas profético esta casi armado. Todo está colocado en el sitio correcto: la restauración de Israel, la crisis del medio oriente, el cambio climático, el aumento del hambre y las epidemias, la crisis económica, el sistema del control absoluto de las personas, el aparecimiento de los “falsos cristos y apóstoles”, la multiplicación de sectas sincrética, la apostasía, y la institucionalización del pecado etc. Esto nos deja ver que falta poco para que el anticristo tome el control del mundo.


MI MAYOR PREOCUPACIÓN

A mí no me preocupa lo que ocurra fuera de la iglesia, porque es profético e inevitable, pero si me tiene apesadumbrado la condición actual de las congregaciones evangélicas en su forma de vivir el cristianismo. Tristemente, en vez de ganarnos el mundo para Cristo, ha sido el mundo quien ha ganado a la iglesia para servir al diablo. ¿Puede el diablo disfrazarse como cristianos? ¡Sí!, esto es evidente porque no todo el que dice: “¡Señor Señor! entrar en el reino de los cielos” (Mateo 7:21).

La Palabra establece de forma clara que Satanás tiene el poder de convertirse en ángel de luz para engañar a los escogido (2 Corintios 11:14), y para evitar esto, San Pablo recomienda que no escuchemos ni siquiera a un ángel que nos anuncie otra verdad fuera de la que ya ha sido revelada en la Palabra (Gálatas 1:8). San Juan advierte que debemos probar los espíritus, porque no todos los espíritus son de Dios (1 Juan 4:1). Jesús ratifica la proliferación de falsos “cristos y profetas” que harían señales y prodigios para engañar aun a los escogidos (Mateo 24:24). Hoy vemos esta realidad de forma palpable. El mismo Satanás predica y promueve los falsos valores que contradicen el fundamento bíblico, lo que ratifica la advertencia de Pablo en 1 Timoteo 4:1.

EL TRIUNFO DEL ENGAÑO

¿Cómo puede Satanás proclamar sus mentiras en la Iglesia? Sencillo, las envuelve en medias verdades y manipula el texto a su antojo . ¿No hizo lo mismo cuando tentó a Jesús en el desierto, al citarle la Biblia de forma manipulada (Mateo 4:6)? En 2 de Pedro 2:1 se nos dice que estos falsos maestros “introducirán encubiertamente herejías destructoras”.

El término “herejía” indica . Ellos entraran un mensaje atractivo envuelto de mentiras, con apariencia de verdad bíblica. ¿Cuál es el modelo que estamos presentándole a nuestros jóvenes, que son el futuro liderato de la iglesia? Cantantes de rock que dicen ser cristianos, con ritmos excitantes, vestido a lo mundano, con camisetas conteniendo símbolos diabólicos, tatuajes, piercing y movimientos idénticos a los del mundo. Hombres que visten, actúan y caminan igual que los hijos de las tinieblas, trayendo todos los ritmos mundanos a la vida de la Iglesia, por medio de los cuales excitan a los jóvenes a seguir sus modelos de conducta . Ropa chabacana, exhibiendo los calzoncillos, con pantalones rotos, idéntico a los que usan los pandilleros, drogadictos, homosexuales. Símbolos diabólicos en la ropa, imitando todo los esquemas de modas existente en el mundo: gorra al revés, señales con las manos que expresan mensajes satánicos, camisetas con calavera, mensajes subliminales o diagramas sacados del culto satánico, vocabulario profano con cánticos que no tienen contenido doctrinal, y ni mencionan a Dios o a Jesús. Jóvenes que saltan, chiflan, dan voces igual que lo hace el mundo. No leen la Biblia, ni la llevan al culto, pero si están conectado a un móvil o walkman. Nunca oran, pero gritan, manipulados por emociones pasajeras.

UNA JUVENTUD SIN PRINCIPIOS CRISTIANOS


Recientemente he participado en congresos de jóvenes como predicador y he preguntado, a los asistentes: ¿Cuántos leen la Biblia aunque sea 10 minuto diario? Apenas un 2% levantaron la mano. Después pregunte: ¿Cuántos escuchan música cristiana más de 30 minutos diarios? Un 78% levanto la mano. Esta es la radiografía de nuestros jóvenes actualmente

. ¿Y cómo podrán ser verdaderos cristianos y vencer el engaño, si no conocen las Sagradas Escrituras? Estos jóvenes de hoy no obedecen a sus padres. Son dominados y programados por la televisión, el Internet, el chatear mandando mensajitos vía teléfonos móvil etc. (si manejaran la Biblia como manejan el teclado de un celular serian unos genios en la Palabra). Son manipulados fácilmente por emociones histérica, promovida por ritmos y consignas emotivas, pero vacías de una confrontación con el pecado y la realidad presente. Son víctima de las pasiones sexuales, ejecutando los llamados “bailes cristianos” con movimientos eróticos y sensuales, idénticos a los mundanos, pero llamados espirituales. Nuestras adolescentes visten provocativa-mente, sin pudor. El temor a Dios es una utopía. No tienen claro los concepto bíblicos de ser “una nación santa” (1 Pedro 2:9), “un pueblo escogido”, e ignoran la definición de mundanalidad, iniquidad, maldad y castidad.

Esta generación adultera y simplista ha aprendido a usar la Biblia para justificar el pecado. Cuando le enfocamos su forma de vestir, y les decimos que es idéntica a la de los mundanos, sacan el texto que dice que; “Dios mira lo que hay dentro” (1 Samuel 16:7), pero ignoran que lo que hay adentro, se refleja afuera, porque “por los frutos se conocerán” (Mateo 7:16). Cuando tratamos de frenar la conducta mundana, y de libertinaje, salen con el texto que dice; “a libertad nos llamó el Señor” pero ignoran la otra parte que dice; “no debemos usar esa libertad como ocasión de la carne” (Gálatas 5:13). Es cierto “que todas las cosas me son licitas, pero no todo me conviene” (1 Corintios 6:12). Hay modas y costumbres mundanas que necesitan ser enfocada a través de la cultura del reino. Debe existir un punto de diferencia entre los hijos de este mundo y los hijos de Dios. Recordemos que la entrada al reino de Dios es por la puerta estrecha, lo que indica que debemos dejar afuera las cargas, costumbres e influencias mundana (Mateo 7:13-14). Las enseñanzas bíblicas ordenan la separación del cristianos de las malas costumbres del mundo, para vivir según el ejemplo de Jesús, sin salir del entorno en el cual se vive (1 Juan 2:15, Juan 17:14-17).

Adaptarnos al medio, sin tomar sus malas costumbres, es la lucha del cristiano contra los deseos de la carne. Para ello debemos definir algunos términos importantes, pero que los hemos diluido con la filosofía relativista y pragramática que dominan en el vulgo. ¿Entendemos que significa “apartarse de iniquidad” según 2 Timoteo 2:16? ¿Qué entendemos con el “yugo desigual con los incrédulos”? ¿Cómo explicamos el llamado de San Pablo al citar el A.T. mediante el cual nos ordena salir de lo inmundo según 2 Corintios 6:14-17? Es necesario retomar el énfasis a la Santidad, sin la cual nadie vera al Señor (Hebreo 12:14) y llevar a nuestro jóvenes a un verdadero encuentro con el Jesús de la Palabra. Es imperativo forjar los valores del reino en nuestra juventud, de lo contrario, el cristianismo desaparecerá en el futuro, ahogado por los afanes de este siglo, porque los jóvenes de hoy viven una vida loca, y serán los guías de la iglesia del mañana. Una Iglesia que si sigue por los caminos que va, podría desaparecer de la faz de la tierra.

Fuente: MarioFumero/Contralaapostasia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.