martes, 24 de abril de 2012

LA CRISIS ECONOMICA MUNDIAL & LA BIBLIA

Hay muchas cosas que están aconteciendo de forma abrupta que nos indican el futuro que se avecina. No hace falta ser profeta, ni adivino, para saber lo que viene. Las evidencias científicas confirman lo que hace más de 3,000 años nos dicen las Sagradas Escrituras.

 Actualmente nos encontramos en medio de una crisis económica caótica, y se levantan mensajes falsos de los que proclaman un “evangelio de fantasía y prosperidad” llevando a muchos a la trampa que los alineara en el nuevo orden mundial, precedido por el anticristo.


 Es bueno saber que desde el 1954 y en un lujoso hotel llamado Bilderberg, en la ciudad Holandesa de Oosterbech, un grupo de prominentes líderes mundiales formaron el “Club Bilderberg”, el cual discutió el futuro del mundo e hicieron los planes para un futuro gobierno mundial. Forman parte de este Club de Bilderberg personalidades como Bill Clinton, Paul Wolfowitz, Henry Kissinger, David Rockefeller, Angela Merkel, Jacques Chirac, Donald Rumsfeld, Tony Blair y George Soros y muchos jefes de estados[1]. Opera de forma secreta y muchos de los relacionados con el mismo están vinculados a la secta de “los iluminados”.
 
LA IGLESIA FRENTE A LA CONSPIRACIÓN

Mientras los Iluminados y el Club de Bilderberg[2], asociados con la Nueva Era, elaboran los planes del gobierno mundial, en nuestros pulpitos no se predica lo fundamental: el pecado, la santidad, la Segunda Venida de Cristo y los tiempos difíciles que habrán cuando se acerque el tiempo de la tribulación. Más bien mantienen anestesiados a los cristianos con un mensaje que alientan la ambición, el deseo de poder y riqueza, así como la intervención de la iglesia, y sus líderes, en la turbia política que vive América Latina, la cual está vincula a estas fuerzas ocultas que operan a nivel mundial.
Muchos predicadores proclaman un contra-evangelio, afirmando que conquistaremos el mundo y gobernaremos para cambiar la decadencia social, sin necesidad de que venga el reinado eterno de Jesús. Tal parece que el milenio se establecerá por medio de una iglesia politizada,  que busca alcanzar lo “mega”[3], acompañado de un poder económico, con el cual creen que conquistaremos el mundo. Esta corriente conduce a muchas congregaciones a caer en la conspiración mundial para apoyar el advenimiento del anticristo. La trampa esta tendida, vamos hacia una iglesia comprometida con la filosofía de la Nueva Era, y pese a que tenemos la Palabra Profética respecto a la condición moral y socio-económica de los últimos tiempo, no nos damos cuenta de ello, porque la ignorancia escatológica domina en la mayoría de predicadores, que como magos del lenguaje, entretejen de textos oscuros una teología que tiene todas las influencias diabólicas, menos de los principios doctrinales bíblicos, pero de ello, vamos hablar detenidamente y con base bíblica a lo largo de este libro.

EL MENSAJE DE APOCALIPSIS

En el capítulo 6 del libro de Apocalipsis y versos 5 y 6 se describe, a través del caballo negro, la crisis actual que vive el mundo. En la narración se nos presenta un jinete trayendo en la mano una balanza. La balanza tiene dos simbolismos en el mundo: por un lado se usa para indicar justicia, derecho, y por otro lado, se usa para señalar impuestos, comercio, valor económico.
Al leer el verso 6 descubrimos que en este caso LA BALANZA representa la economía, pues describe el valor de los alimentos en una época de inflación y escasez[4], pues las dos libras de trigo cuestan un denario (que es el equivalente a lo que gana un peón en un día de trabajo), lo que deja entrever una crisis económica, evidenciándose la realidad de la escasez y hambruna. La inflación y la bancarrota mundial de la economía nos llevará a buscar una solución, para lo cual solo hay una salida; “el control absoluto de las personas”. Esto nos ayuda a entender el pasaje de Apocalipsis 13:17-18 el cual analizaremos posteriormente.
¿Cuál es la solución a la crisis económica mundial? No cabe duda que los acontecimientos actuales nos llevan a un control de las personas por medio del cual perdemos la intimidad, y quedamos a expensas de un “Super Estado” que con el pretexto de los acontecimientos actuales, promoverá, como única forma de frenar el terrorismo y la crisis económica mundial, leyes que controlaran todas las áreas de la economía y movilidad de las personas, para llevarnos al denominado “sello de la bestia”, que no es otra cosas que un control digital de las personas.

EL CABALLO DE LA MUERTE

En Apocalipsis 6:8 se nos presenta un caballo amarillo, cuyo jinete trae la muerte y el infierno[5], y tiene el poder de exterminar la cuarta parte de la humanidad, o sea, el 25 % de la población mundial. Esta mortandad obedece a tres factores:
La espada representa la guerra entre naciones y dentro de los mismos reinos, de unos contra otros.
La mortandad representa las epidemias y plagas que afectan la vida.
El hambre es el producto directo de la crisis económica, la cual se acrecienta debido al fenómeno del cambio climático, que destruye las cosechas, como producto del efecto invernadero, así como las calamidades naturales originada por la alteración del ecosistema.
Estos tres factores producirán una gran mortandad en el planeta, algo que ya es una realidad.

AUMENTO DE LA HAMBRUNA

El organismo internacional de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) confirma que en el mundo hay 923 millones de personas que pasan hambre[6]. La capacidad productiva de alimentos del planeta actualmente es insuficiente para remediar la demanda mundial, debido al fenómeno climático. Estas realidades producen la muerte de un 25% de la población mundial, que actualmente consta de 7,000 millones de personas, y para el año 2012 la población mundial llegará a la alarmante cifra de 10,000 millones de personas[7].

EPIDEMIAS INCONTROLABLES

Estas predicciones proféticas se confirman por las revelaciones científicas de los organismos internacionales. La FAO ha establecido que para el año 2010 el planeta no podrá contar con los alimentos necesarios y el hambre aumenta de forma acelerada[8], principalmente en los denominados países del tercer mundo[9]. Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el SIDA[10] y otras epidemias modernas, como el virus AH1N1 y la mutación de otros virus, ponen en peligro la salud mundial, llevando a la población a una epidemia de índole catas-trófica, existiendo ya una pandemia que ha puesto en alerta a todos los países del planeta. Muchos expertos asocian el aumento de las epidemias y de las enfermedades infectocontagiosas al fenómeno climático, el cual desencadena plagas y contaminación de forma alarmante[11]

Es cierto que la medicina ha avanzado a paso agigantado, pero también es cierto que las plagas y epidemias se han convertido en un flagelo que tiene a la ciencia médica al borde del caos y la impotencia. Sin saber cómo, las epidemias superadas en el pasado, como el cólera,  malaria, tuberculosis etc. reaparecen actual-mente con más fuerza, y lo terrible es que muchas personas, al abusar de los antibióticos, han desarrollado resistencia, y los virus o microbios se sienten fortalecidos, y no hacen el efecto necesario para detener las infecciones. El problema en la evolución que tienen estos virus está en que mutan, haciéndose fuertes y destructivos.

Todos los pronósticos bíblicos cobran vigencia, y si seguimos analizando las profecías, podemos describir lo que sigue a continuación de esta crisis actual. Debemos ahondar que viene, para tomar precaución, y prepararnos para un mañana inmediato, que tiene en vilo y angustia a los que no conocen la Palabra de Dios, ni confían en las promesas Divinas. Debemos entender los tiempo del fin, y fortalecer la esperanza que hay en nosotros, ya que hay promesas dadas respecto a nuestro futuro, y ellas nos prometen librarnos del juicio a las naciones (Ver Mateo 25:31-45).

Fuente: Contralaapostasia

1 comentario:

  1. Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.Excelente artículo. Dios le bendiga

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.