miércoles, 29 de febrero de 2012

LA MUERTE ESPIRITUAL Y LA INHABILIDAD MORAL

Por Paul David Washer


El Significado de la Muerte Espiritual

Una frase importante que es empleada por los teólogos para describir la profundidad de la corrupción moral del hombre es la “Muerte Espiritual.” Según las Escrituras, el juicio divino que cayó sobre Adán no solamente resultó en su muerte física, sino también en su muerte espiritual. Adán llegó a ser sensible a todo tipo de estímulo corrupto, humano, y diabólico, pero insensible y hostil a la persona y voluntad de Dios. Las Escrituras nos enseñan que este aspecto del juicio divino que cayó sobre Adán no se limita a él solo, sino que se extiende a toda la raza humana. Cada ser humano nace en este mundo en un estado mortal, vacío de vida espiritual e insensible a la persona y voluntad de Dios. Para que el hombre caído pueda responder a Dios con amor y obediencia, una resurrección espiritual tiene que tomar lugar a través de la obra sobrenatural de la gracia y poder de Dios.

1. En Génesis 2:17, Adán recibió una fuerte advertencia de Dios acerca de las consecuencias devastadoras de la desobediencia. Según este texto, ¿Qué sucedería el día que Adán desobedeciera el mandamiento de Dios? ¿Qué nos enseña este texto acerca de la muerte espiritual a la cual Adán fue sujeta como resultado de su pecado? Nota: La pena del pecado de Adán fue la muerte (Romanos 6:23). Esta muerte no fue solamente física, sino también espiritual. Adán llegó a ser sensible a todo tipo de estímulo corrupto e insensible a la persona y voluntad de Dios.

2. Las Escrituras nos enseñan que el juicio divino de la muerte espiritual que cayó sobre Adán no se limita a él solamente, sino que también se extiende a toda la raza humana. Cada persona entra en este mundo como uno nacido muerto, vacío de la verdadera vida espiritual e insensible a la persona y voluntad de Dios. En Efesios 2:1-3, se encuentra una las más reveladoras descripciones bíblicas de la muerte espiritual del hombre caído. Lee el texto varias veces hasta que te hayas familiarizado con su contenido. Luego, explica en tus propias palabras el significado de cada versículo:

1.Estabais muertos en vuestros delitos y pecados (v.1). Nota: Antes de su conversión, cada persona está muerta espiritualmente. Las Escrituras ven esta muerte espiritual como el resultado de “nuestros pecados” – el pecado que nos fue imputado en Adán (Romanos 5:12), y el pecado que nosotros mismos practicamos (Efesios 2:2).

2.En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo (v.2). Nota: Antes de su conversión, cada persona “anda en” o “practica” el pecado como un estilo de vida. No anda según la voluntad de Dios, sino según la corriente de un mundo caído que es hostil hacia Dios y desobediente a Su voluntad.

3.Conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia (v.2). Nota: Antes de su conversión, cada persona no solamente camina según la corriente de una humanidad caída y moralmente corrupta, sino también conforme a la voluntad del diablo. Esta es una verdad asombrosa y aterradora.

4. Entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, hacienda la voluntad de la carne y de los pensamientos (v.3). Nota: Antes de su conversión, cada persona sin excepción esta empujada o guiada por los deseos de su carne (los malos deseos de su naturaleza caída que es hostil hacia Dios). Ellos se entregan a sus malos deseos y pensamientos.

5.Y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás (v.3).

Nota: Antes de su conversión, la ira de Dios está sobre una persona (Juan 3:36). Es importante entender que la ira de Dios no solamente se dirige hacia los hombres simplemente por causa de lo que “hacen”, sino por causa de lo que “son.” La naturaleza caída y corrupta del hombre evoca la ira de Dios.

3. En Efesios 4:17-18, se encuentra otra descripción de la muerte espiritual en el corazón de cada hombre antes de su conversión. Lee el texto varias veces hasta que te haya familiarizado con su contenido. Luego, explica el significado de cada una de las siguientes verdades:

1.[Los hombres caídos] andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido (v.17-18). Nota: La “mente” de los muertos espirituales puede alcanzar grandes logros en la ciencia, arquitectura, literatura, etc., pero con respecto a Dios, está vacía de verdad y llena de todo tipo de vanidades, herejías, e inconsecuencias lógicas. Cuando el hombre caído intenta ser “espiritual” o “religioso” los resultados son catastróficos, aún absurdos.

2.b. Ajenos de la vida de Dios (v.18).

3.Por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón (v.18). Nota: Es importante entender que el hombre no es una víctima que está separada de Dios por causa de una ignorancia inevitable que no es su culpa. La ignorancia del hombre es auto-impuesta o voluntaria. Él es hostil hacia Dios y no quiere conocerlo ni aun conocer Su voluntad. El hombre es ignorante de las cosas espirituales porque cierre los ojos y rehúsa mirar a Dios. Él se tapa los oídos y rehúsa escuchar.

4.Después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza (v.19). Nota: Al endurecer su corazón contra Dios, el hombre caído pierde toda sensibilidad a la verdad y virtud espiritual, y se entrega voluntariamente a la misma maldad que Dios se opone.

4. En las Escrituras, hay varias descripciones de la muerte espiritual del hombre que ilustran lo que significa “estar muerto” espiritualmente. Completa cada declaración por medio de llenar el espacio en blanco y luego explica su significado. 25

a. Los hombres caídos están M_______________ (espiritualmente) aunque están V______________ (físicamente) (I Timoteo 5:6). Nota: Antes de su conversión, el hombre es un cadáver espiritual – físicamente vivo, pero espiritualmente muerto. Él está muerto a la realidad de Dios y Su voluntad. b. Los hombres caídos tiene nombre de que V_____________, pero están M_________________ (Apocalipsis 3:1). Nota: Antes de su conversión, un hombre puede parecer muy religioso y aun temeroso de Dios, pero todas sus obras son externas y motivadas por egocentrismo. En su corazón, no ama a Dios o busca Su gloria c. Los hombres caídos tienen corazón de P_________________________ (Ezequiel 11:19). Nota: Una estatua de piedra es inanimada e insensible a toda forma de estimulo. Uno puede pellizcar, o golpear una estatua pero no responderá. De la misma forma, el corazón del hombre caído no responderá a ningún estimulo divino. Está tan muerto a Dios como una piedra.

d. Los hombres caídos son como árboles O____________________, sin F_______________, dos veces M_______________ y D_______________________ (Judas 1:12).

Nota: Sería difícil encontrar una ilustración más gráfica de la muerte espiritual del hombre. Antes de su conversión, no hay vida espiritual en el hombre.

e. Los hombres caídos participan en ritos religiosos y hacen obras religiosas que Dios considera como O_______________ M___________________ (Hebreos 6:1; 9:14). Nota: Antes de su conversión, un hombre puede parecer muy religioso, pero todas sus obras son externas y motivadas por egocentrismo. Él es tan infructífero como un árbol muerto.

EL SIGNIFICADO DE LA INHABILIDAD MORAL

La inhabilidad moral es otro término que comúnmente se emplea por los estudiantes de las Escrituras para describir la extensión de la corrupción moral o depravidad radical del hombre. Esta doctrina nos enseña que el hombre caído no es capaz de amar, obedecer, o agradar a Dios. Al escuchar la doctrina de la inhabilidad moral, uno quizás preguntará, ¿Cómo puede el hombre ser responsable ante Dios si no puede o no es capaz de obedecer los mandamientos de Dios? La respuesta es muy importante. Si el hombre no amara ni obedeciera a Dios porque le faltaran las necesarias facultades mentales para hacerlo o fuera incapaz físicamente entonces sería injusto que Dios le juzgara. Él sería una víctima, pero este no es el caso. La inhabilidad del hombre es moral y brota de su hostilidad hacia Dios. El hombre es incapaz de amar a Dios porque aborrece a Dios. Él es incapaz de obedecer a Dios porque desdeña Sus mandamientos. Él es incapaz de agradar a Dios porque no considera que la gloria y beneplácito de Dios sean una meta digna. El hombre no es una víctima, sino culpable. Él no puede porque no quiere. Su corrupción y enemistad hacia Dios son tan grandes que preferiría sufrir la perdición eterna que reconocer a Dios como Dios y someterse a Su soberanía.

Por esta razón, la Inhabilidad Moral también puede ser llamada la Hostilidad Voluntaria. Un ejemplo excelente de la inhabilidad moral o hostilidad voluntaria se encuentra en Génesis 37:4: “Y viendo sus hermanos [de José] que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente.” Los hermanos de José no podían hablarle pacíficamente. No porque les faltara la habilidad de hablar (no eran mudos), sino porque su aborrecimiento hacia José era tan grande que no tenían la buena voluntad de hablarle pacíficamente. De la misma manera, la hostilidad del hombre caído hacia Dios es tan grande que rehúsa someterse a Él.

LA ESCLAVITUD DE LA VOLUNTAD

La voluntad del hombre es una expresión de su naturaleza. Si el hombre tuviera una naturaleza moralmente pura, entonces su voluntad estaría inclinada a hacer obras moralmente puras. Si el hombre fuera santo y justo, entonces amaría a un Dios santo y justo y obedecería Sus mandamientos. Pero el hombre caído tiene una naturaleza moralmente corrupta, y por eso, su voluntad se inclina a hacer actos que son moralmente corruptos.

El hombre caído es impío e injusto, y por eso, él aborrece a un Dios santo y justo, pelea contra Su verdad, y rehúsa someterse a Sus mandamientos. Aquí encontramos la respuesta a una de las preguntas más discutidas:

¿POSEE EL HOMBRE LIBRE ALBEDRÍO?

La respuesta de la Escritura es que el hombre es “libre” de escoger como le agrade, pero puesto que su naturaleza es moralmente depravada, solo le agrada rechazar el bien y escoger el mal, aborrecer la verdad y creer la mentira, negar a Dios y pelear en contra de Su voluntad. Se puede decir que el hombre caído tiene una voluntad “libre”, pero no tiene una voluntad “buena.” Por esta causa, siempre escoge “libremente” estar en oposición a la persona y voluntad de Dios. El hombre no puede escaparse de lo que es. Él es, por naturaleza, malo y hace obras de maldad voluntariamente y libremente. 1. En Mateo 7:16-20, se encuentra una ilustración excelente de la verdad que se describe arriba – la voluntad del hombre es una expresión de su naturaleza. Lee el texto varias veces hasta que te hayas familiarizado con su contenido y luego explica el significado de cada frase.

1.Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? (v.16). Nota: Se identifica la naturaleza de un árbol por la fruta que lleva. De la misma manera, la verdadera naturaleza o carácter de un hombre se revela, no por lo que confiesa, sino por lo que hace.

2.Así, todo buen árbol da Buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos (v.17-18). Nota: Hay una relación directa e innegable entre la naturaleza de un árbol y la fruta que lleva. Se puede decir lo mismo de la naturaleza de un hombre y sus obras. Una naturaleza corrupta solo puede producir obras corruptas.

3.c. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego (v.19).

4.d. Así que, por sus frutos los conoceréis (v.20).

2. En Mateo 12:34-35, se encuentra otra excelente ilustración de la inhabilidad moral del hombre caído. Lee el texto varias veces hasta que te hayas familiarizado con su contenido y luego explica el significado de cada frase.

a. !Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos (v.34)? Nota: Sería difícil encontrar un ejemplo mejor de la inhabilidad moral que la que se encuentra aquí en las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.

b. Porque de la abundancia del corazón habla la boca (v.34). 28

Nota: En las Escrituras, siempre hay una relación directa entre el corazón o naturaleza de un hombre, y sus palabras y obras. El hombre habla y actúa de acuerdo con su naturaleza.

c. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas (v.35).

1 comentario:

  1. Me han parecido muy acertados sus comentarios, se que estos han sido guiados a través del Espíritu de Dios que mora en usted, le agradezco por compartirlos... gracias Dios le Bendiga

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.