jueves, 24 de enero de 2013

El mundo judío celebra T”U Bishvat, fiesta ecológica conocida como “el Año Nuevo de los Árboles”


Con la salida de la primera estrella el 26 de enero, comenzará T”U Bishvat, la fiesta ecológica judía por excelencia, conocida como “el Año Nuevo de los Árboles” (Rosh Hashaná Lailanot).

Esta noche se acostumbra a realizar una cena alusiva, durante la cual se comen una docena de frutos, y mañana se plantan retoños en todas partes del mundo, especialmente en Israel.

La denominación de la festividad no remite a un hecho específico de la historia judía, sino a la fecha en que acontece: el 15 del mes de shvat, con la salvedad de que el número es reemplazado por su equivalente en letras del alfabeto hebreo según el método conocido como guematria: 9 (tet) + 6 (vav). Así, queda conformado el nombre “T”U Bishvat”, 15 de shvat.

Corresponde aclarar que la suma es 9 + 6 y no una previsible 10 (iud) + 5 (hei) porque de este modo se escribe una de las formas de nombrar a D’s.

El primer versículo de la maséjet (tratado) “Rosh Hashaná” del tomo Moadim de la Mishná habla de cuatro años nuevos en el curso del ciclo de doce meses y uno de ellos es el de los árboles, que según la escuela del sabio Shamái era el 1º de shvat y según la de Hilel, que nuevamente en este caso se impuso, el 15 de este mes.

A pesar de ser un año nuevo, es una jornada laborable y no tiene plegarias especiales.
La celebración cabalística de T”U Bishvat se originó en la ciudad de Tzfat, en el norte de Israel, en el siglo XVI y tiene una disposición preestablecida para el consumo de ciertas frutas, acompañado de la lectura de un texto alusivo, que se denomina séder (orden), como el de Pésaj.

Hay una docena de frutos recomendados, que crecen en la Tierra de Israel o todavía no se ha comido en esta estación y -según diversas interpretaciones- aluden a las 12 tribus en que se dividió el Pueblo de Israel tras salir de la esclavitud en Egipto o a las posibles permutaciones de las cuatro letras del nombre de D’s.
El primer paso es comer algún producto hecho a base de harina, como una masita; luego se toma una copa de vino blanco y se come la primera fruta, que suele ser alguna de las 7 por las cuales la Tierra de Israel fue bendecida: trigo, cebada, vid, higo, granada, olivo y dátiles; todo ello, obviamente acompañado de la respectiva bendición.

Otros frutos habituales son el citrón (etrog, que se usa en Sucot), la manzana, la nuez, la almendra, el algarrobo y la pera.
Al comer una fruta por primera vez en el año se debe recitar la bendición Sheejeianu de agradecimiento a D’s por permitir vivir ese momento.
Al final del séder se toma una copa de vino tinto, aunque algunos acostumbran emular a Pesaj con cuatro copas: la primera de vino blanco; la segunda, con mayoría de blanco y algo de tinto; la tercera, mitad de cada uno; y la última, sólo vino tinto.

Al día siguiente se suelen plantar árboles y flores, efectuar paseos por espacios verdes y comer frutos.
Con las primeras oleadas sionistas y la creación del Keren Kayemet LeIsrael (KKL), a fines del siglo XIX y principios del XX, se decidió reverdecer y forestar la Tierra de Israel y T”U Bishvat tomó otro cariz: en 1908, la organización de maestros y maestras jardineras decidió que sería considerada una fiesta de naturaleza y plantaciones en todo el territorio y no sólo en algunos lugares puntuales, como en la moshavá Iesod Hamaalé, donde se realizaban desde 1885.

Otro impulsor de una fiesta de plantaciones fue el escritor, historiador, educador y director de escuela Zeev Iabetz, quien comenzó con la tradición en Iehud, y luego en Zijrón Iaakov.
Décadas después y ya instituido el Estado, el Ministerio de Educación y las diversas organizaciones y organismos públicos destinados a la ecología establecieron que T”U Bishvat sería el “día del cuidado de la naturaleza”, en medio de una semana dedicada a ese mismo fin.

Y este año, el KKL lanzó el primer “bosque social” para internautas, con motivo de su 110º aniversario y de T”U Bishvat.
Las “plantaciones virtuales” en la página en Internet http://kklforest.org.il luego serán llevadas a la práctica en la realidad.

Además, el domingo, el gran rabino ashkenazí de Israel, Yona Metzger, y el presidente del KKL, Efi Stenzler, inauguraron la semana de eventos alusivos con la plantación de un algarrobo junto a niños de un jardín de infantes de Kiriat Ono.
Durante estos 7 días, camiones del KKL recorren guarderías en 1.200 poblaciones de todo Israel, con más de 1.100.000 árboles, y este mes, por tercer año consecutivo, se pretende plantar un árbol por habitante.

Fuente: Itongadol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.