lunes, 5 de diciembre de 2011

Alemania y Francia proponen un nuevo tratado para la nueva europa

Tras una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció que las dos naciones pedirán la conformación de un nuevo tratado para la Unión Europea.


“El acuerdo franco-alemán es el más completo” y será enviado en detalle el miércoles al presidente de la UE, Herman Van Rompuy, en vísperas de una nueva cumbre de la UE para hablar de la crisis europea en Bruselas, indicó Sarkozy al explicar los asuntos tratados con Merkel.

Los mandatario anunciaron que a través de una carta, le pedirán al presidente de la UE, Herman Van Rompuy, que solicite a los miembros de la Unión europea, el estudio de un«nuevo tratado».

En él se incluye que los miembros de la UE que no respeten el umbral del 3 por ciento del déficit presupuestario «serán sancionados automáticamente». Merkel quería una sanción del Tribunal de Justicia europeo. Sarkozy ha conseguido que el «automatismo» quede jurídicamente en suspenso. La «soberanía nacional» quedará respetada.

Además, una «regla de oro» común, presupuestaria, deberá ser votada por todos los miembros que acepten el «nuevo tratado». Sarkozy lleva meses aplazando la adopción francesa de tal exigencia alemana, que Francia deberá aprobar esta primavera, en condiciones todavía desconocidas.

El proyectado Mecanismo europeo de estabilidad (MEE) «deberá» entrar en vigor el 2012, un año antes de lo previsto. El funcionamiento práctico del MEE todavía está sujeto a largos debates. Los jefes de Estado o gobierno de los países que acepten el «nuevo tratado» se comprometen a celebrar una reunión mensual, «para favorecer el crecimiento económico de la zona euro». Por último, la independencia del BCE será siempre respetada.

Comentando esos puntos capitales, que debieran ser el «cimiento» del «nuevo tratado» que debiera salvar el euro, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy han matizado varias cuestiones de fondo. A muy corto plazo, la canciller y el presidente rechazan al unísono el proyecto de eurobonos / euroobligaciones, que defienden algunos miembros de la Comisión y varios estados. A juicio de Sarkozy, «sería absurdo mutualizar las deudas sin poder mutualizar los presupuestos nacionales».

Angela Merkel, por su parte, acepta la exigencia de «flexibilidad» francesa en materia de «sanciones automáticas» contra los Estados que violen un Pacto de estabilidad que lleva años dinamitado por todos los miembros de la UE. A juicio de la Canciller alemana, será suficiente con que una mayoría calificada de aliados decidan «censurar» al Estado que viole la proyectada «regla de oro» común.

La carta / proyecto que continúan matizando los expertos franceses y alemanes no se hará pública, por extenso, hasta que el presidente de turno de la UE la haya «cursado» a todos los miembros de la Unión. Prolijos en la lucha contra la crisis, a medio plazo, Merkel y Sarkozy no han anunciado medidas prácticas concretas contra el posible riesgo de «incertidumbre» del mercados e inversores, ante un proyecto de «nuevo tratado» europeo que exigirá semanas y meses de negociación y aprobación en los países europeos que decidan sumarse a la iniciativa franco – alemana.

Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.