lunes, 28 de noviembre de 2011

Netanyahu posterga la demolición del Puente Mughrabi de Jerusalén

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, resolvió en el último minuto posponer la demolición del Puente Mughrabi debido a la presión de Egipto y Jordania, según un informe del Canal 2 de la televisión.


De acuerdo con el reporte los gobiernos de Amman y El Cairo advirtieron a Jerusalén que el derrumbamiento del puente que conecta el Kotel o Muro Occidental (llamado también Muro de los Lamentos) con el Monte del Templo (conocido entre los musulmanes como la Explanada de las Mezquitas) podría provocar "disturbios en el Reino Haschemita [de Jordania] y en la Plaza Tahrir [de El Cairo]".

Las obras previas en el puente desataron amplios disturbios en vecindarios de la zona Jerusalén y Jordania.

Un nuevo puente tiene como objeto reemplazar a la pasarela de madera que se emplea desde que el terremoto de 2003 y una tormenta invernal provocó el colapso de parte del puente original, calificado por los ingenieros de la municipalidad como inseguro. La rampa funciona como la entrada principal para los turistas no musulmanes que visitan la explanada y para las fuerzas de seguridad que ingresan en la zona en momentos de conflicto.

La construcción del Puente Mughravi en 2007 desató marchas de protestas en Jordania, se oyeron convocatorias a una tercera intifada y se produjeron actos de violencia en Wadi Joz y otras zonas del santuario.


La UNESCO investigó el área para disipar las tensiones religiosas y señaló que la construcción no daña los sitios sagrados. Sin embargo, llamó a Israel a detener los trabajos hasta que un equipo de observadores internacionales se integre.

El intendente Nir Barkat ordenó la demolición porque se verificó que el puente es inseguro, y un puente temporario será construido en su lugar para permitir el pasaje seguro al Monte del Templo.

Sin embargo, la Waqf islámica –la autoridad religiosa que administra el Monte del Templo- ha lanzado una campaña pública contra la demolición, alegando que las obras son parte de un complot israelí para dañar la mezquita de Al Aqsa.

Una campaña similar fue lanzada en Jordania con el apoyo del Ministro de Asuntos Islámicos y Santuarios Sagrados. El tratado de paz con Israel, le confiere a Jordania la supervisión de los sitios sagrados de Jerusalén, en especial del Monte del Templo.

A principios de este año, representantes de Jordania e Israel alcanzaron un borrador acuerdo para reemplazar el viejo puente por uno nuevo. El secretario del gabinete, Zvi Hauser, viajó a Amman para firmar el convenio. Pero el gobierno jordano dio marcha atrás a último momento.

Fuente: Haaretz/Aurora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.