jueves, 15 de septiembre de 2011

Los Palestinos acuden a la ONU para conseguir su Estado soberano el 23.9.11

La próxima semana los palestinos acudirán a la ONU para obtener lo que ni la lucha armada ni las negociaciones pudieron conseguir desde hace décadas: la admisión de un Estado soberano de Palestina con las fronteras de 1967 y Jerusalén Este como capital.


El 23 de septiembre próximo, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, presentará la demanda de adhesión al secretario general de la ONU Ban Ki-moon, salvo que surja una alternativa de negociaciones "creíble".

Por su lado, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu decidió pronunciar un discurso ante la Asamblea General para explicar las objeciones de Israel a la demanda de adhesión de un Estado palestino
"El tren palestino viaja hacia Nueva York", repiten sus dirigentes, a pesar de las amenazas estadounidenses y de las últimas presiones para impedir que el "convoy" llegue a la sesión anual de la Asamblea general.

Jurando privilegiar las negociaciones, los palestinos se declaran "obligados" a ir a Naciones Unidas debido al fracaso del proceso de paz con Israel desde hace un año.

En toda Cisjordania, las calles están embanderadas y se preparan manifestaciones "no violentas" para acompañar la "gestión histórica" ante la ONU.

La dirección palestina llamó a "una amplia movilización en Palestina, en los campamentos de refugiados, en el mundo árabe y todos los países del mundo".

"Tenemos derecho a nuestro Estado como cualquiera en el mundo y tenemos derecho a que termine la ocupación" (israelí), declaró una refugiada del campo de Al-Amari, cerca de Ramalá, con motivo del lanzamiento de la campaña "Palestina 194" (La ONU cuenta actualmente 193 Estados).

"La hora de la verdad se acerca... Los palestinos llevarán su lucha allí donde todo comenzó: en el recinto de la Asamblea general", prometió el negociador Mohammed Chtayyeh, en referencia al voto de la ONU sobre la separación de Palestina en 1947.

En tanto que jefe de la Organización de liberación de la Palestina (OLP), único representante legítimo del pueblo palestino, Abas debería entregar personalmente la demanda de adhesión del nuevo Estado al secretario general Ban Ki-moon el 20 de septiembre.

Se trataría de un Estado en las fronteras del 4 de junio de 1967, es decir con Cisjordania, Jerusalén Este y la franja de Gaza, territorio ocupados por Israel tras la guerra israelo-árabe de aquel año.

"Ahora estamos listos", afirmó el primer ministro Salam Fayyad asegurando que ha cumplido su objetivo de "hacer inevitable el estatuto de Estado".

"Piedra a piedra, día tras día, hemos avanzado para preparar el terreno y prepararnos nosotros mismos para las responsabilidades inherentes a la independencia y a la libertad como miembro igual y responsable de la comunidad de las naciones", escribió en un informe destinado a los donantes.

Pero la ambición palestina se enfrente a la hostilidad de Estados Unidos y de Israel.

La administración Obama, después de haber dejado esperar a los palestinos un ingreso a la ONU en 2011, hizo saber que vetaría su gestión ante el Consejo de seguridad, decepcionando a una opinión palestina que esperaba mucho del presidente estadounidense.

En tal situación, los palestinos podrían ir a la Asamblea general para solicitar el estatuto de "Estado no miembro", tal como es el Vaticano.

Esta fórmula, con la condición de obtener una mayoría simple de la Asamblea, -- que ya tienen con 127 Estados de los 194 es decir casi dos tercios -- les permitiría convertirse en miembros con plenos derechos de todas las agencias de la ONU y de tratados internacionales.



Israel, aislado, se mantiene como espectador de una iniciativa que se le va de las manos, limitándose a llamar al reinicio de las negociaciones y a tratar de limitar los daños.



También se esfuerza por integrar "una mayoría moral que implicaría a buen número de países occidentales democráticos sin los cuales (la demanda palestina) perdería su legitimidad", según un responsable del ministerio de Relaciones Exteriores.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, que parecía dubitativo, anunció finalmente el jueves que viajará a la Asamblea General para presentar las objeciones de Israel a la demanda de adhesión de un Estado palestino.

"Decidí aportar ese mensaje en un discurso que haré ante la Asamblea General de la ONU a la cual iré la semana próxima", declaró Netanyahu.
"Pensé que está justificado que hable en Naciones Unidas y presente los hechos tal como son", dijo el jefe del gobierno israelí.

"Israel quiere la paz e intentó negociar desde hace dos años y medio. Sabemos que la paz depende de un reconocimiento (mutuo) y de la seguridad", añadió Netanyahu.

"Este es el mensaje que tengo la intención de transmitir a la Asamblea General de Naciones Unidas la próxima semana", precisó.

De su lado, el jefe de la diplomacia israelí, Avigdor Lieberman multiplica las advertencias por las "consecuencias graves" de la gestión palestina.

En el terreno, la policía y el ejército israelíes se preparan ante una posible "tercera Intifada" mientras los colonos esperan hacer todo lo posible para impedir la creación de un Estado de Palestina.

Fuente: Terra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.