martes, 13 de septiembre de 2011

El cristianismo en China se expande a la par con el capitalismo

Las iglesias oficiales en China han conquistado cada vez más espacios.


Muchas de las iglesias chinas están repletas, pues el número de cristianos en el país se ha multiplicado. En el pasado, la represión condujo a la gente a convertirse. Pero ahora ¿es el desenfrenado capitalismo la principal razón que los lleva a abrazar el Cristianismo?

Es imposible precisar cuántos cristianos hay en China hoy en día, pero lo que es innegable es que la cantidad está aumentando.

El gobierno informó que se trata de 25 millones, 18 millones son protestantes y 6 millones católicos.

Organizaciones independientes coinciden en que la cantidad ha sido subestimada.

Una cifra conservadora es 60 millones. Hay más chinos en las iglesias el domingo que feligreses en toda Europa.

Los nuevos conversos forman parte de grupos sociales muy diversos: desde campesinos de remotos poblados rurales hasta sofisticados jóvenes de clase media en vibrantes ciudades.

Clandestinidad

Existe una complejidad en las estructuras del cristianismo chino que es un tanto difícil de entender en Occidente.

Para empezar, el Catolicismo y el Protestantismo son clasificados por el Estado como dos religiones separadas.

Estimaciones conservadoras calculan que hay 60 millones de cristianos en China.

A través del siglo XX, el Cristianismo fue asociado con el imperialismo occidental.

Tras la victoria comunista, los misioneros fueron expulsados, pero el Cristianismo se permitió en iglesias designadas por el Estado siempre y cuando la lealtad primaria fuese hacia el partido comunista.

Mao describió la religión como un "veneno" y la Revolución Cultural de las décadas de los años sesenta y setenta intentó erradicarla.

De forma clandestina, el Cristianismo no sólo sobrevivió, sino que con sus propios mártires chinos, se fortaleció.

Desde los años ochenta, cuando la creencia religiosa fue nuevamente permitida, las iglesias oficiales habían conquistado más espacios.

Dichas instituciones deben rendirle cuentas a la Administración Estatal de Asuntos Religiosos. Se les tiene prohibido participar en actividades religiosas fuera de sus instalaciones de culto y deben tener como lema: "Ama tu país, ama tu religión".

El partido comunista promueve el ateísmo en las escuelas, pero se compromete a "proteger y respetar la religión hasta que llegue el momento en que la religión desaparezca".

Iglesias domésticas

Protestantes y católicos están divididos en las iglesias oficiales y no oficiales.

La Asociación Patriótica Católica, una organización designada por el gobierno, nombra sus obispos y tiene prohibido relacionarse con el Vaticano, aunque a los católicos se les permite reconocer la autoridad espiritual del Papa.

Tim Gardam, director del St Anne's College, en Oxford, junto a las hermanas católicas de Sanju.

Existe una iglesia católica clandestina, que es apoyada por el Vaticano y que cuenta con muchos seguidores.

Poco a poco, el Vaticano y el gobierno se han ido acomodando.

La mayoría de los obispos son reconocidos por ambas autoridades, sin que ninguna de las dos admita la soberanía superior de la otra.

En los pasados meses, el gobierno chino mostró su mano dura, tras llevar a cabo el ordenamiento sacerdotal de sus obispos, lo cual va en abierta oposición con los principios del Vaticano.

En respuesta, la máxima institución del Catolicismo mundial excomulgó a uno de dichos obispos.

Aún así sería erróneo simplemente descalificar la iglesia oficial llamándola una farsa.

En las mostañas del occidente de Pekín, visité el poblado de Ho Sanju, donde una iglesia católica ha funcionado desde el siglo XIV.

La estricta fe de los mayores de la tercera edad resistió la invasión japonesa y a la Revolución Cultural. La clínica del pueblo es dirigida por monjas, una de ellas oriunda de Mongolia, considerado un bastión del Catolicismo.

Es precisamente de poblados como este de dónde la iglesia católica recluta sus jóvenes feligreses para convertirlos en sacerdotes.

Protestantismo

La iglesia protestante oficial está creciendo más rápido que el Catolicismo.

En la mañana del Día de Resurrección, en Semana Santa, vi cinco misas. Cada una, con más de 1.500 fieles.

Sin embargo, esos números son pequeños si se comparan con las llamadas "iglesias domésticas", organizaciones religiosas no oficiales que se esparcen por todo el país.

La iglesia oficial, que está en desacuerdo con este tipo de organizaciones informales, teme que el fervor que fomentan genere reacciones violentas.

Lo que las autoridades consideran que no es negociable es que las iglesias domésticas se nieguen a reconocer cualquier autoridad oficial sobre su organización.

El Estado teme la influencia de la ferviente evangelización estadounidense en la teología de las iglesias domésticas. Sin embargo, en muchos aspectos, parece tratarse de un movimiento nativo chino: carismático, energético y joven.

Una joven china me definió su iglesia: "Tenemos 50 jóvenes profesionales en esta iglesia. Todo el mundo está demasiado ocupado trabajando. No tenemos tiempo para socializar e incluso, si estás socializando muestras una cara falsa".

"Pero, en la iglesia, la gente siente la calidez, se siente que es bienvenida. Sienten que los demás realmente los quieren. Por eso es que quieren formar parte de la comunidad. Mucha gente viene por eso".

Curso de matrimonio

"Pienso que es muy natural que muchas personas no estén satisfechas y busquen el significado de sus existencias. Pore eso, cuando el Cristianismo llega a sus vidas, lo abrazarán muy fuerte"

He Guanghu, Universidad de Renmin de Pekín

Un académico chino cercano al gobierno me dijo que el gobierno preferiría ignorar las iglesias domésticas, pues a diferencia del Falun Gong, éstas no representan una amenaza.

Pero, apenas una iglesia sobrepase el límite, como sucedió en Pekín el año pasado, y traslade su culto a las calles, las autoridades reaccionarán enérgicamente.

En algunas áreas, el Estado ha tratado de incorporar el Cristianimo en su "gran idea" sobre una "sociedad armoniosa", el lema que domina la vida pública china.

Ha habido un interés oficial en el curso occidental evangelizador del Matrimonio Alpha, debido al alarmante aumento del número de divorcios entre los jóvenes.

Lo que realmente debería inquietar a las autoridades, es la razón por la cual muchas personas están recurriendo a sus iglesias.

Escuché a personas hablar una y otra vez de una "crisis espiritual" en China, una frase que ha sido usada por el primer ministro Wen Jiao Bao.

Los ancianos han visto cómo las antiguas certezas del Marximo-Leninismo se han transformado en la sociedad capitalista más visceral de la tierra.

Para los jóvenes, en la estampida por volverse ricos, la confianza en las instituciones y entre los individuos y generaciones, se está desmoronando.

Como uno de los filósofos religiosos más eminentes de China, He Guanghu, de la Universidad de Renmin de Pekín, lo resumió: "La adoración a Mammon (término usado en el Nuevo Testamento para describir la avaricia) se ha convertido en el propósito de vida de muchas personas".

"Pienso que es muy natural que muchas personas no estén satisfechas y busquen el significado de sus existencias. Pore eso, cuando el Cristianismo llega a sus vidas, lo abrazarán muy fuerte".

Fuente: BBCMundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esto? Tus comentarios pueden ser anónimos o no, y serán muy agradecidos, por más corto que sean. Sé respetuoso.